Lipo


Una mujer de 23 años murió el pasado jueves, en la Clínica de Cirugía Plástica Contreras, mientras le practicaban una “lipoescultura”.


La víctima es Charilín Cedeño, quien vino de los Estados unidos, junto a una amiga, el pasado martes para realizarse dicha cirugía en la clínica propiedad de Edgar Contreras, ubicada en Arroyo Hondo, en el Distrito Nacional.


Familiares afirmaron que Cedeño sufrió un paro cardíaco respiratorio, tras la mala práctica médica.


La mujer era soltera y no tenía hijos, según destacaron sus familiares.


El cuerpo de Cedeño fue llevado al Instituto Nacional de Patología Forense para los fines de autopsia. Mientras que los parientes adelantaron que los restos de la joven serán velados en los Estados Unidos, donde residía.