DICAN


Dos fiscales, el ex titular de la Dirección Antinarcóticos de la Policía (DICAN), coronel retirado Carlos Fernández Valerio, y otras nueve personas fueron acusados de sustraer 950 kilos de cocaína incautados para presuntamente comercializarlos.


El procurador general titular de la Corte de Apelación de la provincia Santo Domingo, Eduard Robert Rodríguez, y el procurador Jeremías Nova Fabián presentaron formal acusación y solicitud de apertura a juicio en contra de los imputados por la Cámara Penal de la Corte de Apelación de esa jurisdicción.


Los acusados son los procuradores fiscales de la provincia Santo Domingo, Máximo Antonio Díaz Ogando, Ramón Augusto Veras Castro, el ex coronel Fernández Valerio, el ex teniente coronel Félix Humberto Paulino López, el ex mayor Luciano Gómez Cabrera, el ex primer teniente Bárbaro Torres Beltrán, el ex sargento Pedro José Almánzar González, el ex cabo Agapito Muñoz Evangelista, el ex sargento Antolín de los Santos Zabala, la ex raso Raydiris Lironely García Miranda y los civiles Cecilia Castillo Durán y Miguel Ogando Ogando.


El Ministerio Público instrumentó cargos como presuntos autores de patrocinio, tráfico y posesión ilícita de drogas, falsificación de documentos públicos, lavado de activos y asociación de malhechores.


Afirma que probará más allá de toda duda razonable que los fiscales imputados cargaron parte de la droga que fue sustraída (tumbada) en la calla allanada en la calle 8 No.78 del residencial Michel, en el ensanche Isabelita.


Asimismo, que los imputados entregaron de manera voluntaria bienes muebles e inmuebles que poseían. Además, dice que poseían altas sumas de dinero en efectivo, obtenidos como fruto de la parte que le tocó en el robo o tumbe de la droga ocupada.


Indica que probará que el coronel retirado Fernández Valerio mintió con el objetivo de preparar una coartada, cuando afirmó que envió bajo arresto a Paulino López al Departamento de Asuntos Internos de la Policía, “cuando en realidad Paulino López se encontraba en esa fecha fuera del país”.


Detalla que el imputado Bárbaro Torres supuestamente recibió 60 kilos de cocaína alegadamente de manos de Paulino López, “droga que posteriormente le fue quitada (tumbada) por otro oficial llamado Japa, por orden de Pulino López”. Precisa que después de ese alegado “tumbe” y realización de la repartición de la droga y el dinero, Torres Beltrán se dirigió a donde Fernández Valerio para supuestamente reclamarle su aporte, recibiendo como respuesta que era su amigo y que no se preocupara que no lo dejaría sin lo suyo.


Agrega que dos días después, el imputado se comunicó con el oficial, y recibió la suma de RD$500,000 de manos de Paulino López.


Sostiene que probará la entrega voluntaria de bienes y valores alegadamente obtenidos fruto del “tumbe” de la droga, hecha por los imputados Santos Zabala y García Miranda.