huerfanos La vida de los hermanos García ha cambiado. Ayer, recibieron las llaves de su nuevo hogar, lejos de la inseguridad, del hacinamiento y de los malos recuerdos del lugar, donde vivieron en soledad desde hace un año.


“Antes estábamos tristes, pero ahora estaremos alegres”, expresó Nelson, al momento de recibir las llaves de manos del presidente de la Comisión Presidencial de Apoyo al Desarrollo Provincial, Francisco del Valle, en cumplimiento de la promesa que hiciera el presidente Danilo Medina, en diciembre del pasado año.


La historia de los cuatro hermanos García, quienes quedaron huérfanos por un aparente feminicidio, se dio a conocer mediante el reportaje “Sin madre y sin Nochebuena”, publicado por el LISTÍN DIARIO el 23 de diciembre del 2014.


De no tener baño y pedir permiso para hacer sus necesidades, dado las condiciones de la deteriorada vivienda ubicada en Los Solares de El Café de Herrera, y que hasta entonces los albergaba; hoy, Nelson, William, Ramírez y Mariela tienen un nuevo techo, con dos habitaciones, cocina, baño, sala, galería y que además cuenta con un tinaco, un área de lavado y un patio de 150 metros cuadrados.


“Estamos agradecidos, es un cambio de vida para mí y para mis hermanos”, dijo Nelson, ya hoy con 20 años y quien lleva sobre sus hombros el cuidado de sus hermanos desde el fallecimiento de su progenitora.


En la entrega, Francisco del Valle, dijo que la nueva vivienda de 50 metros cuadrados, ubicada en el sector Quita Sueño, en Conuquito de Haina, cambia la vida de los hermanos, otorgando mayor seguridad y dignidad.


Sostuvo que esta obra muestra el cumplimiento de la promesa del presidente Medina y el compromiso que tiene de seguir ayudando las clases más desposeídas del país.


Del Valle dijo que la Comisión Presidencial pondrá a disposición de los hermanos García los mecanismos que necesitan para el traslado de sus pertenencias, proceso que podría ser a partir de hoy.


Recordó que la decisión de la construcción de la vivienda y no la remodelación como se tenía contemplado, fue por la vulnerabilidad de la zona en donde residian, por lo que se solicitó un solar al Consejo Estatal del Azúcar (CEA).


“Es una casa digna y además que decidimos asegurarla colocando verjas. Es una muestra de la calidad de la casa que hemos construido para honrar la palabra del señor presidente Danilo Medina”, expresó el presidente de la comisión. La casa cuenta con energía eléctrica, agua potable, tinaco y una bomba.


Historia


Un viejo colchón sobre cuatro blocks, una deteriorada estufa, una mesa y dos sillas plásticas rotas por el tiempo, eran sus únicas pertenencias. No tenían baño, en realidad no tenían casi nada, muchas fueron las noches que Nelson, William y el pequeño Ramírez se acostaban sin llevar pan a la boca.


“A veces pasamos hambre”, dijo entonces William de 16 años, cuando cabizbajo y con la voz entrecortada, explicaba que con mil pesos que enviaba su padre, compraban arroz y habichuelas.


Nunca se esclareció la muerte de su progenitora, Dominga García Encarnación, en marzo del 2014, por lo que tras la pérdida quedaron solos junto a su pequeña hermana de cuatro años, Mariela, la cual actualmente vive con una tía en el sector El Café de Herrera.


Ahora, la historia es otra, tienen cama, estufa, sillas, nevera, entre otros ajuares que gracias a la mano amiga de muchos, hoy hacen su vida más digna.


“Me siento bien, es preciosa la casa, en verdad nos gusta mucho”, expresó Nelson al señalar cuál será su habitación y la que eligió para William y el pequeño Ramírez.


Aunque ya tienen techo y dicen que su vida cambió para bien, afirman que serían más felices con su pequeña hermana Mariela y menguar un poco el vacío de su madre.


Además de contar con un techo digno, Nelson, el mayor de los hermanos, pasó de trabajar descargando mercancías de camiones por unos RD$350 para la empresa Nestlé, a trabajar desde el mes de enero en la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT).


Fuente: Listin Diario