Productividad


Las exportaciones dominicanas no han tenido suficiente dinamismo en los últimos años porque el Estado aplica un régimen de promoción productiva basado en “exenciones tributarias perennes”, que una vez la inversión se desarrolla “sólo les garantiza tasas de rentabilidad a las empresas y compromete la capacidad recaudatoria”, afirmó el economista Pavel Isa Contreras.


Según el último diagnóstico del Banco Mundial titulado “Cómo mantener el dinamismo exportador”, las exportaciones de la República Dominicana (en relación con el Producto Interno Bruto) están aún “muy por debajo de lo esperado” por su nivel de desarrollo económico y, en cuando a apertura comercial, presenta un desempeño inferior al de países similares. Sin embargo, destaca el informe, las exportaciones dominicanas han crecido en valor y volumen tras la crisis económica que afectó al mundo en 2009.


Isa Contreras consideró que como la industria no es lo suficientemente productiva, las exportaciones no generan ese dinamismo. El economista indicó que la falta de competitividad de la industria local se debe a la falta de una fuerza de trabajo cualificada, a la debilidad institucional que “no genera la suficiente confianza para impulsar proyectos productivos”, al problema eléctrico, a tasas de interés altas que limitan el desarrollo de proyectos, entre otros factores.


Estas exenciones muchas veces son justificadas en la mejora de la competitividad, pero el Banco Mundial -en la línea del economista Isa- considera que algunas de ellas son “extremadamente generosas” y no deberían exonerar al Gobierno de mejorar el clima de negocios del país.


“Con frecuencia se ha argumentado que las exenciones fiscales se han establecido para abordar las deficiencias estructurales que reducen la competitividad del país. No obstante, la justificación de las exenciones fiscales consiste en que deberían fomentar los proyectos de inversión que generan beneficios colectivos que no son directamente capturados por los propietarios de los proyectos.


En otras palabras, las exenciones fiscales no son una herramienta apropiada para abordar las deficiencias estructurales y aun las extremadamente generosas no podrían liberar al gobierno de la necesidad de mejorar el clima de negocios en general”, indica el informe para República Dominicana “Necesidad de espacio fiscal y mejora del uso de los recursos públicos”, del Banco Mundial de 2014.