Iglesia


La Iglesia Católica denunció el abandono a que son sometidos decenas de ancianos, y reclamó del Estado dominicano una política definida para socorrer a los envejecientes dominicanos.


Sostiene que es desgarrador contemplar cómo personas que en el pasado aportaron con su trabajo, tanto al Estado dominicano como a sus familiares, hoy deambulan por nuestras calles implorando la caridad pública.


“Estos seres queridos, que en otras culturas son respetados y amados, reflejan en sus rostros la amargura de ver transcurrir sus días en una angustia cotidiana”, refiere la nota editorial de Camino, órgano oficial escrito de la Iglesia Católica.


Y puntualiza que la situación se agrava cuando les llega una enfermedad, ya que están desprotegidos hasta el extremo. Indica que sólo 50% de los ancianos dominicanos tienen la tarjeta del Seguro Nacional de Salud (Senasa), pero no les sirve para nada, ya que no les facilitan las medicinas necesarias, ni siquiera cuando están internos en algunos centros del Estado.


Dice que muchos de los ancianos con padecimientos de enfermedades catastróficas viven un gran calvario, porque no solamente son abandonados por sus parientes, sino que el Estado dominicano no les asiste.


Camino abogó para que se revisen las pensiones indignantes que reciben aquellos que entregaron sus mejores días produciendo con su trabajo riquezas que otros están disfrutando. Sostiene que es altamente vergonzoso para la nación, que mientras algunos funcionarios o exfuncionarios disfrutan de pensiones exorbitantes, miles de ancianos reciben pensiones que ni siquiera les alcanzan para comprar las medicinas de un mes.