Más de 500 personas amantes de los deportes extremos han realizado saltos BASE acompañados de impresionantes acrobacias individuales y en grupo desde el edificio residencial más alto del mundo: el rascacielos Torre Princesa en Dubái.


El rascacielos Torre Princesa, situado en el distrito de Dubai Marina (Dubái, Emiratos Árabes Unidos), es el edificio residencial más alto del mundo por el momento, con 413,4 metros de altura y un total de 101 plantas, y el segundo más alto del emirato.


Un total de 558 personas han realizado desde la planta 99 y durante seis días más de 550 saltos BASE acompañados de arriesgadas acrobacias en el aire llenas de adrenalina, tales como piruetas, volteretas hacia atrás, saltos en grupo haciendo una pirámide humana o realizando dominadas en uno de los hierros del edificio para luego dejarse caer repentinamente, informa ‘The Huffington Post’.


Los residentes locales también disfrutaron del espectáculo aéreo. “Es emocionante despertarse por la mañana y ver a gente pasando en caída libre a ras de tu balcón”, cuenta Saud Al Anazi, residente del edificio.