Narcos


Sicarios de un cártel narcotraficante mexicano atacaron el viernes a fuerzas de seguridad en reacción a la captura de uno de sus jefes, desatando unas balaceras callejeras en la ciudad fronteriza de Reynosa que dejaron tres muertos y aterrorizaron durante horas a la población.


Algunas zonas de Reynosa (Tamaulipas, noreste), limítrofe con McAllen (Texas, sur), se convirtieron el viernes en campos de batalla a plena luz del día, con varios vehículos incendiados bloqueando calles, incluido uno de transporte escolar.


Tras varias horas de silencio de las autoridades, en las que los ciudadanos reportaban sobre las zonas de peligro y subían fotos en redes sociales, el gobierno de Tamaulipas explicó en un comunicado que la violencia se originó tras la captura de “integrantes de un grupo delincuencial que opera en Reynosa” por elementos del Ejército y la Policía Federal.


“Derivado del operativo, integrantes del mismo grupo delictivo reaccionaron atacando a elementos de las fuerzas federales y de Fuerza Tamaulipas, realizando algunos bloqueos en la ciudad”, explicó el Grupo de Coordinación Tamaulipas, que integra las fuerzas de seguridad desplegadas en esta convulsa región.


“Hasta el momento se reporta el abatimiento de tres civiles armados, además de que dos elementos de Fuerza Tamaulipas resultaron heridos”, señaló.


El texto no da detalles del grupo de detenidos y únicamente avanza que ya fue trasladado a Ciudad de México y que el gobierno federal dará más información. La comisión federal de seguridad convocó a los medios en la mañana del sábado.


Dos fuentes federales dijeron a la AFP que en Reynosa fue capturado un jefe del cártel del Golfo identificado como José Tiburcio Hernández, alias “El Gafe”.


“El Gafe está detenido”, dijo una de las fuentes federales.


Según la escasa información reportada por autoridades, las balaceras comenzaron hacia el mediodía del viernes y concluyeron seis horas después.


El consulado estadounidense en la ciudad de Matamoros (Tamaulipas), que supervisa los asuntos consulares en Reynosa, emitió un mensaje alertando de las balaceras y llamando a sus ciudadanos a “extremar las precauciones” y a permanecer dentro de sus casas o los edificios donde se encontraran.


Reynosa, de 610.000 habitantes, y otras ciudades de Tamaulipas viven desde hace años con el latente peligro de que se desaten este tipo de enfrentamientos en las calles, ya sea entre grupos rivales del narcotráfico o entre éstos y fuerzas de seguridad.


Apenas el 6 de abril, otro ataque de narcotraficantes que emboscaron a policías acabó con la muerte de 15 agentes en el estado de Jalisco (oeste).