Lluvias


Kentucky fue golpeada por una tormenta tras otra, que provocaron inundaciones que arrastraron a una mujer y a su hijo en un arroyo crecido, dejaron varado un autobús escolar e hicieron que las autoridades tuvieran que rescatar a más de 160 personas en Louisville.


Las lluvias comenzaron el jueves y continuaron el viernes en parte del estado.


En el Condado Lee, las autoridades buscaban a la madre y su hijo arrastrados por las aguas el viernes mientras rescatistas intentaban salvarlos, dijo Robert Purdy, de la Policía Estatal de Kentucky.


Los dos quedaron varados en el vehículo en que viajaban el viernes por la mañana en una carretera del este de Kentucky. Los rescatistas los perdieron de vista unas dos horas después, agregó Purdy.


Mientras la lluvia azotaba partes del sur y el centro del país, varias tormentas fuertes causaron la muerte de una mujer que acampaba con su familia en el Parque Estatal Natural Bridge en el este de Kentucky.


Mientras tanto, miles de personas en el centro-sur de Kansas perdieron el servicio eléctrico en medio de vientos que llegaron a casi 145 kmh (90 mph), derribaron árboles y dañaron edificios durante la noche y a primeras horas del viernes. Las autoridades investigan un posible tornado en Oklahoma.


En Louisville, Simone Wester despertó el viernes cuando embarcaciones menores rescataban a varios vecinos.


“Parecía que había pasado un huracán”, dijo Wester, cuyo edificio de apartamentos estaba rodeado por las aguas, casi hasta el nivel dela cintura en algunos lugares. “Yo no sabía qué hacer”.


Wester, de 20 años, y su hijo de 7 meses, Jeremiah, fueron rescatados por un hombre que se quitó los calcetines y caminó en medio del agua hacia ella. El hombre, Kevin Mansfield, logró encontrar una zona menos inundada y la rescató.


Greg Fisher, alcalde de Louisville, dijo que se habían realizado más de 160 rescates entre las aguas.


En el Condado Powell, Kentucky, Catherine Carlson, de 45 años, perdió la vida y su esposo resultó lesionado cuando una rama gruesa cayó sobre la tienda de campaña en que estaban, dijo el médico forense Hondo Hearne, quien agregó que los tres hijos de la pareja no parecían estar lesionados.


En el norte de Kentucky, un autobús escolar con 16 estudiantes quedó varado durante tres horas en medio de aguas que inundaban las carreteras a la escuela.


Los alumnos y el conductor del Condado Grant finalmente escalaron un pequeño dique junto al autobús y caminaron casi un kilómetro hasta llegar a tierras más aletas, donde fueron recogidos, dijo Nancy Howe, portavoz del distrito escolar.