Francia


La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, convocará una reunión con los agentes implicados para tratar sobre la donación de sangre por parte de homosexuales, una práctica prohibida en Francia y avalada hoy, siempre que se justifique, por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).


Desde 1983, los donantes de sangre en Francia rellenan un cuestionario en el que se les pregunta si mantienen relaciones sexuales con hombres, en cuyo caso quedan excluidos por el riesgo de que puedan estar infectados con el VIH.


“Voy a convocar una reunión a finales de mayo con el conjunto de los actores afectados para ver cómo hacer evolucionar el cuestionario”, declaró la ministra de Sanidad a la salida del consejo de ministros.


Touraine indicó que su intención es que se termine con “esa discriminación que prohíbe a los homosexuales donar sangre porque son homosexuales, a la vez que se garantiza la seguridad de todos aquellos que necesitan sangre”.


El TJUE consideró hoy que los homosexuales pueden ser excluidos permanentemente de donar sangre si lo justifica la situación sanitaria en su país, aunque para ello “es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH”.


Ese tribunal respondió así a una cuestión planteada por una corte administrativa de Estrasburgo (Francia) después de que un médico rechazase a un donante galo que había tenido una relación sexual con otro hombre.


Francia ya estaba inmersa en un cambio legislativo, que apoya la ministra de Sanidad, para modificar los criterios para declarar aptos a los donantes y discriminarles en función de su “comportamiento de riesgo” y no de su de su “orientación sexual”.


El presidente de Francia, François Hollande, aseguró en la campaña que le llevó al Palacio del Elíseo en 2012 que autorizaría que los homosexuales donen sangre.