Justicia


El enfrentamiento entre el presidente de la Suprema Corte de Justicia y del Consejo del Poder Judicial, Mariano Germán Mejía, y el procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, fue calificado como negativo para el sistema de justicia, por lo que juristas y entidades de la sociedad civil hicieron un llamado a a la moderación.


La situación ha generado preocupación entre el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, el jurista Olivo Rodríguez Huertas y el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Católica de Santo Domingo, Román Jáquez.


Castaños Guzmán considera que la situación revela una crisis a ese nivel entre la SCJ y la Procuraduría.


Entiende que se debe velar porque esos enfrentamientos no sucedan, y que se pueden crear los vínculos entre ambas instituciones, a los fines de coordinar mejor sus acciones como sistema.


“Aparte de que no le conviene al sistema de justicia, eso no contribuye en nada al propio proceso que ha generado esa controversia entre la cúpula y los dos líderes de las dos principales instituciones del sistema de justicia”.


Afirmó que ciertamente se está frente a un caso que ha generado la controversia desde el principio, que, dijo, se inició a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), donde al propio Procurador lo acusaron de persecución política.


“Es decir, el elemento político ha estado desde el principio en esto”.


Cree que la confrontación en el PLD se ha extrapolado de una u otra forma al sistema de justicia y a toda la sociedad.


Plantea que no conviene una discusión en el tono que en esta ocasión han tenido los dos principales operadores del sistema.


“Eso no le hace bien al sistema, así que nosotros apelamos a la sensatez del presidente de la Suprema Corte de Justicia y del propio Procurador General de la República, y quiera Dios que a partir de ahora sus acciones se limiten a lo que la ley establece para cada una de esas instituciones”.


De su lado, Rodríguez Huertas entiende que se debe pasar la página, y sentar las bases de una relación armónica entre ambos actores del sistema de justicia, que se base en el respeto y separación de los roles que dentro del Estado Social y Democrático de Derecho corresponden al Ministerio Público y la Justicia.


Dijo que las críticas que puedan surgir deben ser canalizadas a través de las vías y recursos establecidos.


“Ante la situación que se ha presentado, yo hago un llamado a la reflexión, a un pase de página, a mirar hacia el futuro, porque cuando los actores del sistema de justicia no logran generar una relación, los que se afectan son los ciudadanos”.


Calificó como lamentable que cuestiones coyunturales y particulares generen situaciones que se conviertan en un daño para los ciudadanos.


Sostuvo que, tanto Germán Mejía, como Domínguez Brito, son dos activos importantes de la nación, porque tienen una trayectoria personal y profesional muy limpia.