PN


El vicepresidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, reveló ayer que un policía recibe de dieta RD$8 al día, mientras en un preso se invierten RD$90, y agregó que es esa la razón “por la que hay que comenzar a revisar algunas cosas”.


Esta revelación se hizo en una reunión con miembros de la Reforma Policial en compañía del presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), representantes de la Procuraduría y el presidente de la Comisión de Reforma Policial en la Cámara de Diputados, realizada en la Universidad Iberoamericana.


“En honor a la verdad, parece que ser policía es tener vocación al martirio”, dijo. Castaños Guzmán explicó que no hay manera de hacer una reforma que pueda ser constructiva, “si no aparece el dinero para poderla implementar”.


El vicepresidente de Finjus y el diputado Elpidio Báez calificaron el hecho como “insólito”, y coincidieron en que a esto debe buscársele una solución.


Elpidio Báez dijo que no puede haber reforma, si dentro de esto no hay un aumento de salario considerable para los policías, “mejorar su calidad de vida, incluyendo la de sus familiares, así como contribuir a su desarrollo profesional”.


Báez, quien es el presidente de la Comisión en la Cámara de Diputados, que estudia la Reforma Policial, expresó que para que haya reforma, lo primero que hay que hacer es cambiar los salarios que ganan los policías. “Para evitar que un policía se convierta en aliado del crimen organizado, es necesario que el Estado le dé lo que la Policía necesite”, aseveró.