Volcan


El volcán Calbuco, que hizo erupción sorpresivamente después de más de cuatro décadas, arrojaba el jueves cenizas sobre ciudades chilenas y argentinas, mientras el gobierno decretó el alerta sanitario por eventuales problemas respiratorios.


El volcán hizo erupción el jueves cerca de las 18 (2100 GMT) y unas seis horas después empezó a arrojar gran cantidad de material incandescente. En la gigantesca fumarola se apreciaban fuertes tormentas eléctricas.


Expertos indicaron que el material arrojado por el volcán no eran las rocas fundidas que componen la lava.


La presidenta Michelle Bachelet, que en las próximas horas viajará a la zona, dijo que hay 20 familias aisladas en Lago Chapo, las que serán contactadas para ver si necesitan ser evacuadas, e informó que el paso internacional Cardenal Samoré, que une a Chile y Argentina, permanece cerrado.


Añadió que se decretó el alerta sanitario en la zona debido a la caída de entre 30 y 40 centímetros de cenizas. El viento trasladó las cenizas a varias localidades argentinas, incluida Bariloche.


Bachelet explicó que el problema “es más bien respiratorio, de inhalar esta ceniza y que pudiera generar algún tipo de problema por contaminación ambiental”. El gobierno dispuso la entrega de miles de mascarillas en las zonas afectadas. Ciudades chilenas y argentinas suspendieron las clases y los vuelos a Bariloche estaban cancelados.


El Subsecretario del Interior, Madmud Aleuy, dijo que según el Servicio Nacional de Minería y Geología “no es descartable un escenario más complejo en las próximas horas, esto básicamente por la acumulación histórica de lava que existe en la parte alta del volcán”.


Agregó que hay un andinista extraviado. “Esperamos (que) esté cobijado en alguna parte alta del volcán esperando ser rescatado”.


El Servicio Nacional de Minería y Geología decretó el alerta máxima en el área y prohibió el acceso a 20 kilómetros del lugar donde se encuentra el volcán al sur del país, vecino a las ciudades de Puerto Varas y Puerto Montt, a 1.032 y 1.015 kilómetros al sur de Santiago, respectivamente. En la zona de exclusión están las localidades de Ensenada y Correntoso.


Unos 4.000 pobladores de las zonas afectadas fueron evacuados, según Aleuy. El gobierno decretó el estado de excepción constitucional para la zona de Llanquihue y la comuna de Puerto Octay, lo que permitirá la acción de las fuerzas armadas y el control del orden público.


El ministro del Interior Rodrigo Peñailillo dijo que “esto es una erupción bastante mayor a lo que vimos en el Villarrica hace semanas atrás y por lo tanto las medidas (que se adopten) deben ser mucho más importantes y también más rápidas”.


Añadió que se dispuso del envío de agua a la zona pues el líquido puede ser contaminado por las cenizas. El Villarrica hizo erupción el 3 de marzo sin que se registrarán víctimas pero sí algunos daños por la caída de cenizas en zonas rurales.


La Dirección de Aeronáutica Civil dijo que el aeropuerto de Puerto Montt está abierto y dejó a criterio de las aerolíneas el vuelo de aviones comerciales.


El material volcánico, especialmente las cenizas, pueden afectar los instrumentos de los aviones y dañan la superficie de los aparatos. El volcán, cuya última erupción se registró en 1972, es uno de los tres más peligrosos de los 90 volcanes activos que tiene Chile.


Alonso Arellano, experto en geología, dijo que “es muy difícil poder predecir cómo va a continuar”. El volcán tiene 2.015 metros de altura y su ladera sur está cercana a la ciudad de Puerto Montt, mientras la norte está cerca de Puerto Varas.