Kenia


Kenia inició este domingo tres días de duelo nacional en memoria de las 148 víctimas del ataque a la universidad de Garissa, entre críticas de la prensa por la lenta reacción de las fuerzas de seguridad ante los asaltantes islamistas.


El país, cristiano en un 80%, celebra la Pascua sumido en el dolor: las misas en todo el país estarán dedicadas a las personas muertas el jueves en el campus de la universidad, en su mayoría estudiantes cristianos.


El presidente keniano Uhuru Kenyatta anunció tres días de duelo con banderas a media asta y prometió que su país responderá “con la mayor severidad”.


Pero la prensa era especialmente severa este domingo con las fuerzas especiales especiales kenianas, que tardaron al menos siete horas el jueves en desplegarse ante el comando de islamistas somalíes shebab, mientras éstos perpetraban su matanza en la universidad.


La alerta fue dada a la unidad de élite de la Recce Company de Nairobi, una brigada paramilitar especial, desde las primeras informaciones conocidas el jueves a las 05h30 locales (02H30 GMT) sobre el ataque islamista, lanzado antes del amanecer en Garissa, ciudad del noreste de Kenia a 365 km de Nairobi.


Sin embargo, el principal equipo militar solamente llegó al lugar a las 14h00 locales (11H00 GMT), según el gran diario keniano Nation.


“Se trata de una negligencia que linda con el acto criminal”, afirma el diario en un editorial, y recuerda que los “hombres armados que mataron a decenas de estudiantes con evidente placer se pudieron tomar todo su tiempo”.


Algunos periodistas que salieron de Nairobi hacia Garissa llegaron incluso antes que las fuerzas especiales, que fueron transportadas en avión, según destacan algunos corresponsales.


El otro gran diario de Kenia, The Standard, publica una caricatura en la que se ve a una serpiente, que representa la “amenaza terrorista”, despertar de un mordisco a un responsable de seguridad mientras un perro ladra “demasiado poco, demasiado tarde”.


La matanza de Garissa constituye el más sangriento ataque desde el bombardeo en 1998 de la embajada de Estados Unidos en Nairobi, que causó 213 víctimas mortales.


Todos los líderes políticos y religiosos, entre ellos el máximo líder musulmán del país, Hassan Ole Naado, condenaron la matanza de Garissa.


“Kenia está en guerra, y debemos permanecer unidos”, dijó el líder musulmán.


Una de las instituciones más prestigiosas del islam sunita basada en Egipto, Al Azhar, también condenó el sábado la matanza.