El Menú Para La Playa

playaCuando se trata de ir a la playa, los espaguetis pasaron a la historia. Bueno, tal vez no del todo; sin embargo, cada vez más vacacionistas optan por un menú diferente: más variado, ligero y de fácil manipulación.


La chef Anneris Morales dice que aunque viene de lejos la costumbre de llevar a la playa pastas (y no cualquier tipo, sino específicamente espaguetis en salsa roja), las nuevas generaciones tienen un sentido más práctico y preparan un menú ligero a base de sándwiches y picaderas o prefieren comer en los restaurantes ubicados alrededor de la playa.


Riesgo


El clima caluroso sirve de caldo de cultivo perfecto para la multiplicación de las bacterias que se transmiten a través de los alimentos.


Por eso, advierte Morales, de la firma de catering y cursos de cocina Anneris Cuisine, “no debemos llevar a la playa nada que se pueda descomponer con el sol y el calor de los bultos. Por eso es bueno llevar cosas frescas o que duren mucho empacadas”.


Juan Febles, director de la escuela de alimentos y bebidas A&B Masters y experto en higiene alimentaria, también advierte del riesgo de intoxicaciones, que pueden aumentar en estos días de asueto producto de la incorrecta manipulación, preparación o conservación de los alimentos.


Antes de irte de playa, piensa no solo en qué comerás, sino también en cómo conservar y transportar los alimentos de forma más segura.


Prevención


Ten cuidado con el pescado
¿Eres de las personas que prefieren comprar el típico pescado con tostones o batata frita y así disfrutar al máximo la experiencia playera? Examina el pescado para determinar si está fresco y fíjate bien en la higiene con que lo preparan (procura estar presente cuando lo frían).


“Hay que tener cuidado para evitar intoxicarse. Es mejor gastar un poco más y saber que estás comiendo con calidad”, dice Anneris Morales.


El pescado fresco huele suave (no agrio o fuerte), con ojos claros y algo protuberantes, carne firme y brillante, agallas rojo brillante y masa firme.


Alimentación más segura para un día de playa


La manipulación de los alimentos es crucial siempre, y más cuando se transportan para su consumo fuera de casa, como suelen hacer muchos vacacionistas que van a la playa en Semana Santa.


Juan Febles, director de la escuela de alimentos y bebidas A&B Masters y experto en higiene alimentaria, señala que muchas intoxicaciones se producen porque las personas no se lavan las manos bien antes de preparar o consumir los alimentos, por usar utensilios sucios o por no cocinar adecuadamente los comestibles.


“Pero el mayor peligro en esta época del año está en el transporte y almacenamiento después de cocinar algunos tipos de alimentos que al no refrigerarse o mantenerse calientes pueden convertirse en armas contra nuestra salud”, advierte Febles.


Toma esto en cuenta antes de irte de playa.


Frutas y vegetales


Manejo
Por su sabor, su bajo costo, su fácil manejo y su aporte de agua, muchos bañistas incluyen en su bulto o cesta frutas variadas.


Cuando las compres no olvides colocarlas y conservarlas en bolsas o envases separados de la carne y los pescados o mariscos crudos.


La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aconseja que se laven las frutas antes de consumirlas, incluso si se planea pelarlas.


Así, dice la institución, evitas que la tierra y las bacterias se transfieran del exterior a la parte interior del fruto.


Meriendas y picaderas


Niños
Al pasar un día de playa en familia hay que tomar en cuenta las necesidades de todos, pero especialmente de los más pequeños, pues estos dependen de los adultos.


Para ellos, incluye en tu cesta picaderas variadas, nutritivas y sabrosas como frutas o semillas (maní, cajuil y almendras), granola o muesli.


Anneris Morales dice que también puedes incluir galletas con cuadritos de queso y jamón o preparar mini wraps de jamón y queso.


Los cereales aportan nutrientes y resultan fáciles de manipular (además, ¡a los niños les encantan!), ya que vienen en bolsas o cajas pequeñas.


Envasado y Transporte


Recipientes
Para envasar y transportar los alimentos, Anneris Morales aconseja usar neveras de playa y agregarles suficiente hielo como para cubrir bien los alimentos.


También puedes usar envases plásticos o bolsas especiales para empacar alimentos fríos o calientes.


Otra recomendación útil para ingerir en la playa productos inocuos la da Pro Consumidor, institución que recuerda la necesidad de verificar las fechas de vencimiento de los productos y las condiciones de los envases.


“Todos (los productos) perecen, incluyendo el pan, el agua y los enlatados”, advirtió un comunicado de la institución.


Alternativas


Recuerda hidratarte
Hidratarse es fundamental y por eso al visitar la playa y exponerse al sol se recomienda consumir abundante líquido. Esto incluye zumo de frutas y, sobre todo, agua.


Pero incluso los líquidos requieren un manejo especial, como recordó a principios de esta semana el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor).


La institución instó a no exponer al sol o dejar dentro de los vehículos estacionados las botellas plásticas con agua o jugos, pues en esas condiciones el plástico libera sustancias químicas dañinas para la salud y potencialmente cancerígenas.


La misma norma aplicaría para los alimentos envasados en fundas plásticas.


Alimentos más ligeros
Anneris Morales, de la empresa de catering y cursos de cocina Anneris Cuisine, sugiere sustituir las comidas pesadas por alimentos más ligeros como sándwiches o emparedados (de jamón y queso, de pasta de pollo, queso y chorizo), una rica ensalada de granos que puedes degustar acompañada de casabe, o salchichas ya cocinadas.


“No debemos llevar nada que se pueda descomponer con el sol y el calor de los bultos. Por eso es bueno llevar cosas frescas o que duren mucho empacadas”, explica la chef.


Además, Morales insta a evitar las comidas con salsa mayonesa, pues esta tiende a descomponerse si se contamina.


Para amantes de las carnes
Anneris Morales dice que al ir a una casa a orillas de la playa podrías optar por un BBQ para preparar hamburguesas, salchichas y carnes. “Si llevas carnes porque tienes la facilidad de cocinarlas, llévalas en una neverita de playa con suficiente hielo para que se conserven hasta que las cocines, y un punto importante es que estén ya sazonadas”, comenta.


Recuerda mantener las carnes crudas y sus jugos lejos de los alimentos que ya están listos.


Juan Febles, director de A&B Masters, señala entretanto que si no podrás refrigerar o mantener calientes los alimentos que cocines debes consumirlos antes de cuatro horas o habrá “muchas posibilidades” de que te enfermes.


Fuente: Listín Diario