Yihaidista


El grupo terrorista Estado Islámico (EI) controla ya la mayor parte del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, en el sur de Damasco y a unos cinco kilómetros de su centro, dijo hoy a Efe una fuente palestina.


El director de Asuntos Políticos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en la capital siria, Anuar Abdelhadi, señaló por teléfono que el EI domina el 90% de la superficie del campo, tras choques contra la organización Aknaf Beit al Maqdis, una facción palestina opositora al régimen de Bachar al Asad.


Abdelhadi apuntó que en las últimas horas ha habido un gran desplazamiento de civiles residentes en Al Yarmuk que huyen a otros lugares, aunque todavía quedan allí unas 12.000 personas, muchas de ellas menores.


El Observatorio Sirio de Derechos Humanos agregó que los combates entre el EI y sus oponentes todavía continúan, y que los radicales tomaron hoy el hospital Al Basal, la mezquita y el parque de Abdel Qader al Husein y han llegado hasta los alrededores de la calle Safad desde la calle Lubia, que son dos vías principales del campo.


La ONG subrayó que los extremistas han capturado a decenas de sus adversarios y ciudadanos en las áreas que dominan. El EI lanzó el miércoles un ataque desde el distrito Al Hayar al Asuad, en la periferia sueña de la capital, para hacerse con el control de Al Yarmuk.


Hasta ahora, no se había documentado la presencia de elementos del EI dentro de Damasco, con lo que sería la primera vez que este grupo entra en la capital, aunque sí está en su extrarradio.


Abdelhadi aseguró que el EI contó con la colaboración del Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, para infiltrarse en Al Yarmuk, aunque ambas organizaciones están enfrentadas en otras partes del país.


La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) ha expresado su “preocupación extrema” por la seguridad y la protección de los civiles sirios y palestinos en ese lugar.


Los insurgentes asumieron su control en diciembre de 2012 y, desde entonces, sus calles han sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y fuerzas gubernamentales, apoyadas por el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG).