Avion


La segunda caja negra del avión de Germanwings revela que el copiloto, Andreas Lubitz, aumentó de forma voluntaria la velocidad del descenso antes de precipitar la aeronave en los Alpes franceses con 150 personas a bordo.


“El piloto presente en la cabina utilizó el piloto automático para emprender el descenso hacia una altitud de 100 pies (30 m), y luego, varias veces durante el descenso, modificó el piloto automático para aumentar la velocidad del avión en descenso”, indicó el viernes la Oficina de Investigaciones y Análisis de la aviación civil francesa (BEA).


El análisis de la primera caja negra, la que registra las conversaciones y los ruidos en la cabina de pilotaje, encontrada poco después de la catástrofe, había llevado a sospechar que Lubitz decidió suicidarse y arrastrar con él a la muerte a los otras 149 personas que se encontraban en el avión.


La BEA no aporta elementos suplementarios, pero precisa que sus “trabajos continúan para establecer el desarrollo factual preciso del vuelo”.