Rusos


Dos de los mejores directores de cine rusos se proponen crear una cadena de restaurantes de comida rápida como alternativa a las de estilo occidental, como McDonald’s, en momentos de creciente animosidad hacia Occidente, especialmente Estados Unidos, debido al conflicto en Ucrania.


Aun antes de que afloraran esas tensiones, muchos rusos estaban inconformes de ver el crecimiento de los restaurantes occidentales.


Los hermanos Nikita Mikhalkov y Andrei Konchalovsky propusieron el proyecto “Coma en casa” en una carta al presidente Vladimir Putin el mes pasado. Dicen que su objetivo es “la creación de una alternativa a las cadenas de comida rápida occidental”, informó el periódico Kommersant.


La agencia noticiosa financiera RBC reportó el jueves que el gobierno respaldará un préstamo bancario de 680 millones de rublos (13 millones de dólares) para el proyecto.


Mikhalkov conquistó reconocimiento internacional con la película de 1994 “Quemado por el Sol” que ganó ese año el Oscar al mejor filme extranjero. En años recientes ha manifestado su apoyo a Putin. Konchalovsky vivió durante años en Estados Unidos y sus películas de Hollywood incluyen “Tango y Cash”.


Son hijos de Sergei Mikhalkov, autor de la letra del himno nacional soviético y el himno nacional ruso cuando se restableció la música de la era soviética en 2001.


A medida que crecen las tensiones con Estados Unidos por la crisis ucraniana, varios locales de McDonald’s cerraron temporalmente por supuestas violaciones a las normas de salud, incluso el enorme local en la Plaza Pushkin de Moscú que causó sensación cuando fue el primero de la cadena estadounidense en la entonces Unión Soviética.


Después de la desintegración de la Unión Soviética, muchas otras cadenas de restaurantes al paso occidentales entraron en el mercado ruso. Aunque algunas lograron establecer operaciones exitosas, otras cadenas extranjeras como KFC, Burger King y Cinnabon operan en el sector compartido de restaurantes en centros comerciales.


Konchalovsky dijo que alentaba desde hacía tiempo la idea de lanzar una cadena de comida rápida, pero que las sanciones impuestas a Rusia por Occidente por su injerencia en Ucrania la precipitaron. Agregó de todos modos que no se propone suplantar la comida rápida occidental.


“No queremos arruinar a nadie”, afirmó, según la agencia noticiosa RIA Novosti.


Un vocero de McDonald’s, citado por la agencia noticiosa Tass, dijo que “en nuestro país existe un gran potencial en el mercado alimentario y es bueno que haya más opciones para el público”.