DEA


Agentes de la Administración de Lucha Contra las Drogas de Estados Unidos (DEA) confiscaron 30 libras de heroína, una cantidad indeterminada de cocaína y $835.000 dólares en efectivo al dominicano Roberto Peralta y al boricua Luisito Colón Pagan, después que un intento de secuestro a un hermano del primero en la República Dominicana condujo a los investigadores a ambos sospechosos de liderar una poderosa banda de narcotráfico en el Noreste norteamericano.


Las autoridades dijeron que Peralta y Pagan, eran los principales encargados de la red que recibía las drogas desde Sinaloa en México, pero tuvieron un enfrentamiento por $127.000 dólares que Peralta entregó de menos al puertorriqueño, producto de transacciones en Pensilvania y otros estados.


“La codicia y la paranoia, hicieron que estos dos narcotraficante cayeran en manos de la ley”, dijeron los fiscales federales durante la instrucción de cargos al dúo en la Corte Federal del Distrito Sur en Nueva York.


Peralta y Pagan, fueron imputados junto a otros tres sospechosos de mantener la organización criminal, suplida desde México.


“Pagan y Peralta tuvieron una relación de amor y odio, que comenzó como una asociación de narcotráfico”, dijo el agente especial de la DEA James Hunt en el tribunal federal.


Cuando el dúo cayó en deuda con los proveedores mexicanos, Pagan culpó a Peralta por el “tumbe” de los $127.000 dólares y se originó un enfrentamiento entre ellos.


El boricua, presuntamente contrató sicarios para secuestrar a un hermano de Peralta en la República Dominicana, pero el intento fracasó, según los investigadores de la DEA.


La intención era retener al pariente de su cómplice, para forzar a Peralta a pagarle los $127.000 dólares.


La fiscal especial anti narcóticos Bridget Brennan, dijo en un comunicado que Peralta fue detenido poco después de recibir 11 kilos de cocaína que habían sido enviados a Pagan desde México y que el dominicano distribuía la droga a redes de microtráfico en Nueva York y otros estados del Noreste de Estados Unidos, entre ellos Pensilvania, donde hacía viajes frecuentes para vender cocaína y heroína.


Peralta, según la fiscal Brennan, no logró reunir el dinero suficiente por venta de cocaína en enero del 2015 y no pagó $127.000 dólares a Pagan como habían acordado con el proveedor mexicano.


Eso ocurrió el 15 de enero de este año. El problema creó un enfrentamiento entre ambos narcotraficantes, agravado por el arresto de Peralta, cuando se disponía a entregar 300 gramos de heroína a un cliente en Pensilvania, además de que las autoridades le confiscaron 16 kilogramos de anfetamina en un allanamiento a su casa, el 30 de diciembre del 2014.


Después de la detención de Peralta, Pagan urdió un plan para secuestrar a un hermano de Peralta que vive en la República Dominicana para exigirle el pago de los $127.000 dólares faltantes.


Pagan, añadió la fiscal, enviaba dinero a sicarios en la República Dominicana para que perpetraran el rapto del hermano de Peralta.


Uno de los hombres contratados para el secuestro, fue a la casa del hermano de Peralta y observó que tenía un arma de fuego. Dos hombres armados de escopetas también estaban en la casa, por lo que los sicarios decidieron posponer el secuestro.


Pagan, también discutió el secuestro con otros hombres que seguían a otra persona cercana a Peralta.


La fiscalía detalló que en febrero del 2015, el mexicano Moisés Leyva Lugo, fue arrestado por agentes que lo seguían por informaciones de que era el sujeto que transportaba la droga desde México a Nueva York, lo vieron entrar a un taxi sin medallón en el sector Hunts Point de El Bronx, donde llevaba $200.000 dólares en efectivo en un bulto de mano.


En un allanamiento relacionado con el caso, la policía decomisó 138 gramos de heroína, $550.000 dólares y una balanza digital en el apartamento 1B del edificio 744 de la calle Coster en El Bronx.


Los agentes también recuperaron transferencias electrónicas de dinero y fichas de depósitos por más de $500.000 dólares que habían sido enviados a Sinaloa en México.


Leyva Lugo, fue acusado de lavado de dinero a gran escala y posesión de drogas.


“Como resultado de esta investigación, una importante red internacional de narcotráfico ha sido desmantelada, la que distribuía drogas en el Noreste de Estados Unidos y se confiscaron 30 libras de heroína, con lo que evitamos que la droga llegara a las calles”, señala la fiscal Brennan en el comunicado.


“Este caso ilustra una tendencia preocupante sobre el aumento de la presencia de carteles mexicanos de drogas en Nueva York”, dijo la funcionaria judicial.