semana santa mundial¿Por qué la fecha de las fiestas de Semana Santa varía cada año? Las fechas de la Semana Santa se fijan según el calendario lunar.


En el año 325, la iglesia se reunió en Nicea y acordó que la Pascua de resurrección, que conmemora la vuelta de Jesús a la Tierra, debe de celebrarse el domingo después de la primera luna llena que sigue al equinoccio de primavera, que tiene lugar el 21 de marzo.


La Pascua de resurrección determina muchas de las fiestas cristianas del calendario: La Ascensión (el ascenso de Jesús al cielo) se celebra 40 días después de Pascua y Pentecostés, 10 días después de la Ascensión. La semana anterior a la Pascua de Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos (que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén).


¿De dónde viene la costumbre de ayunar en Semana Santa?


Es tradición cristiana ayunar durante los cuarenta días que dura la Cuaresma como penitencia y renovación. La ley del ayuno obliga a hacer una sola comida durante el día, pero no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche. Deben cumplirla todos los mayores de edad hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años.


¿Por qué en las procesiones de Semana Santa se usa un capuchón?


En los diferentes pasos es normal ver a muchas personas que participan en las procesiones portando un capuchón que les tapa la cara. La costumbre proviene de la época de la Inquisición, en la que a las personas castigadas por motivos religiosos se les imponía la obligación de cubrirse tanto el pecho y la espalda como la cara, en señal de penitencia para ser perdonados a los ojos de los demás.


La historia del conejo de Pascua


Existen varias historias en relación al Conejo de Pascua. En la tradición germana que fue adoptada después por los anglosajones, es un personaje mítico de la mitología infantil. Además con la llegada de la primavera se celebraban las fiesta dedicadas a la fertilidad y los conejos eran un considerados un símbolo debido a su conocida capacidad de procreación.


Para los católicos, existe una leyenda popular que cuenta que un conejo estuvo encerrado en el sepulcro junto a Jesús y presenció su resurrección. Al salir de la cueva junto a Jesús, el conejo fue elegido como el mensajero que comunique y recuerde a todos los niños la buena nueva.