Condena


A seis meses en la cárcel fue condenado el enfermero Nanic Aidasani, de 42 años de edad y quien se declaró culpable de abuso sexual y poner en peligro la vida de la dominicana Argentina Cabral Madera de 64 años edad, con el Mal de Alzheimer y que fue atacada en un centro de ancianos en Riverdale en El Bronx, será condenado el 18 de abril a sólo seis meses de cárcel, en base a un acuerdo con la fiscalía de ese condado.


Los hijos de la víctima, Loida Rivera y Alejandro Madera dijeron no estar de acuerdo con la sentencia.


“No estamos de acuerdo, pero espero como dice mi hermano, que en esos seis meses él pueda reflexionar por todo lo que le hizo a mi madre y que sean como años”, señaló Rivera.


Madera sostuvo se preguntó cómo puede ser que la agresión ocurrió en un centro de ancianos, que está supuesto a cuidar a personas mayores enfermas como su madre.


Al enfermero también se le canceló la licencia para ejercer el oficio y tiene que registrarse como un delincuente sexual.


El enfermero, residente en Yonkers, enfrentaba hasta cuatro años en la cárcel por intento de violación sexual en segundo grado, cometido el 18 de febrero del 2014.


Pero hizo un acuerdo con la fiscalía, dentro del cual será despojado de su licencia de enfermero y no podrá volver a ejercer el oficio en Estados Unidos de por vida.


También se le registrará como un delincuente sexual en el Banco de Datos del estado de Nueva York y además, no podrá trabajar en el Departamento de Educación en ningún nivel.


Albert Banks, el abogado del sentenciado, que el enfermero será deportado después de cumplir la condena.


Aidassani, no quiso hablar con los reporteros al salir de la corte.


Los fiscales alegaron que el cargo de violación sexual no estaba apoyado con evidencias, según explicó el portavoz de la fiscalía de El Bronx, Terry Raskyn.


Aidasani, fue detenido después que un compañero de trabajo, lo atrapó “con las manos en la masa”, cuando estaba encima de la anciana dominicana, agrediéndola sexualmente.


La víctima, sufre del Mal de Alzheimer, y está postrada por lo que no se puede valer por sí misma, luego que sufriera un derrame cerebral.


Los familiares de la señora Madera, anunciaron una demanda civil contra el hogar de ancianos por fallar en el cuidado y la seguridad.


La señora Madera llegó a Estados Unidos de la República Dominicana en 1974, no es sólo una de las pioneras de la inmigración criolla a Norteamérica, sino una mujer que aunque vino como estilista, logró superarse, graduándose de maestra en Educación Especial en el Colegio de la Universidad de Nueva York (City College / CUNY) e hizo importantes aportes a su comunidad.


“Se trata también de una mujer que como madre soltera se fajó de sol a sol, para levantar a su familia y darnos los conocimientos, la educación y la formación que hoy tenemos sus hijos. Mi madre, es un ejemplo de lucha y tenacidad”, dijo Loida.


Señaló que por esas razones, es más que aberrante, que un abusador sexual de la calaña del enfermero Aidasani, haya cometido un crimen tan atroz, contra una paciente vulnerable.


“Después de este horrible ataque, mi mamá está en una situación muy delicada pero estable y se está recuperando de esta situación difícil. Estamos dándole apoyo para ayudarla para que pueda entender cada día lo que ha pasado, aunque ella no lo puede entender, ni nosotros tampoco”, añadió, Loida.


“Mi mamá es una persona más que vulnerable, no habla, no se puede comunicar y no puede pedir ayuda y por eso, es más vulnerable, porque es incapaz de pedir ayuda y gritar cuando se abusa de una persona como ella”, añadió.


La señora Madera impartió clases de Educación Especial en escuelas de El Bronx durante mucho tiempo. “Y no sólo eso, mi madre es cristiana que también dio clases en la escuela bíblica de su iglesia y por eso es querida y apreciada por toda la comunidad”.


“Ella vino aquí como estilista en salones de belleza, pero se superó y dijo que quería sacarnos hacia adelante, aprendió inglés, hizo el bachillerato y se graduó como maestra.”