Castaños


El vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Julio César Castaños Guzmán, proclamó que nadie renunciará de ese tribunal pues, “hemos sido elegidos por un período constitucional”.


Mientras que el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UASD, Antonio Medina, solicitó que las diferencias se diriman por los canales institucionales.


“Aquí nadie va a renunciar, nosotros no somos personas de salir huyendo a los problemas, nadie va a renunciar aquí”, dijo Castaños Guzmán.


Advirtió que muy por el contrario, los jueces han llegado al tribunal con el entusiasmo de llegar a trabajar, “y ese deseo no se nos ha quitado ni se nos va a quitar”. Sostuvo que fueron electos por un período constitucional en un poder del Estado y, como tal, seguirán sirviéndole al país durante el tiempo de escogencia.


Castaños se expresó en esos términos en respuesta a las peticiones de que los jueces renuncien, motivadas en el fallo No Ha Lugar a favor del senador Félix Bautista, las que consideró como opiniones fruto de la democracia. “Siempre que se dicta una decisión, hay una parte que se siente perdidosa y esa parte, lógicamente, tiene y puede, como un buen acceso a la Justicia la posibilidad de recurrir, para eso están los recursos”.


Calificó como “muy difícil”, sobre todo tomando en cuenta que se trata de un derecho constitucional, que un asunto termine con una sola decisión. “En una palabra, todo esto que ha motivado estas intranquilidades y todos esos escarceos, pura y simplemente esto no ha terminado”. Plantea que en el debido proceso y el Estado de Derecho terminará con una decisión que en el orden constitucional pudiese terminar con una decisión hasta del Tribunal Constitucional.


Comentó que se trata de un proceso, los cuales deben agotarse como tal. Expresó su respaldo al presidente de la SCJ y del Consejo del Poder Judicial (CPJ), Mariano Germán Mejía, a quien calificó como un hombre serio, trabajador y dedicado de corazón para que las cosas salgan bien. Aseguró que las decisiones de la SCJ se bastan por sí mismas y no necesitan que las defiendan.


De su lado, Medina lamentó el conflicto que se ha generado entre el presidente de la SCJ y el Procurador General de la República, los dos actores principales del sistema de justicia. “Creemos que ese enfrentamiento es sumamente perjudicial y lesiona gravemente la credibilidad de un sistema clave en el Estado Social y Democrático de Derecho”.