CApo


Uno de los narcotraficantes dominicanos más “poderosos y peligrosos”, según la Drug Enforcement Administration (DEA), de Estados Unidos, fue capturado en Colombia y ahora será extraditado a EE.UU., donde las autoridades antidrogas y judiciales lo acusan de haber introducido grandes cantidades de cocaína propiedad de cárteles importantes colombianos, en los últimos cinco años.


Se trata de Francisco Adolfo Merán Montero (a) Frank, quien fue apresado por el FBI en el Puerto Aéreo de Colombia, al parecer cuando se disponía a acudir a una cita para cerrar una negociación de mil kilos de cocaína con el Cártel del Valle.


Merán Montero fijó residencia en San Martín desde hace más de cinco años, y desde allí se movía con toda libertad a Colombia a realizar grandes transacciones de cocaína para llevarlas a los Estados Unidos, nación donde la tenía como su principal comercio.


A este dominicano, las autoridades de la DEA lo catalogan tan poderoso como el ex convicto Quirino Paulino Castillo y el propio David Figueroa Agosto.


Según las autoridades antidrogas de Puerto Rico, Merán sería el enlace de Víctor Ramón Navarro, alias “Megateo”, para el tráfico de estupefacientes hacia República Dominicana, donde se le señala como cabecilla de una organización transnacional dedicada el tráfico de cocaína, usando la ruta Colombia-Venezuela-Puerto Rico.


“Frank”, de acuerdo con un informe la Policía de Colombia, sería un narcotraficante de alto nivel, quien había sido capturado en el año 2003 en Santo Domingo, por tráfico de cocaína; tras recobrar la libertad, comenzó a viajar periódicamente a Colombia, con el fin de realizar supuestamente coordinaciones con estructuras narcotraficantes ubicadas en la frontera con Venezuela, donde, utilizando lanchas rápidas, llevaban alijos al exterior.


Precisamente en el 2002, fue detenido aquí, con 500 paquetes de cocaína que pesaron 546 kilogramos, y fue liberado en el 2003, mediante un Habeas Corpus que le concedió un juez dominicano.


Varios años más tarde, Merán Montero fijó residencia en San Martín, y desde ahí hacía sus contactos con cárteles que tienen su sede en la frontera Colombia-Venezuela.


De acuerdo con la investigación, “Frank” ingresó a Colombia el 7 de abril de 2015 procedente de Santo Domingo–República Dominicana, y su destino final era la ciudad de Cúcuta, en Norte de Santander, lugar que visitaba desde el año 2012.


“Cada dos meses se trasladaba a Colombia, permaneciendo por períodos de cinco días, mientras cumplía reuniones con criminales en Norte de Santander. Se estableció que tenía previsto regresar a República Dominicana el 14 de abril”, informó la Policía de Puerto Rico.


Asimismo, se supo que las autoridades antidrogas de la República Dominicana daban seguimiento muy de cerca al presunto narco, que ya ha sido extraditado a Puerto Rico, para de ahí llevarlo escoltado a los Estados Unidos.


“Frank” figura en una lista de la DEA, junto a otras personas que son buscadas en el Gran Caribe, para fines de ser apresados y extraditados a los Estados Unidos, donde cumplirían condenas por narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos.