Al Duri


La posible muerte ayer del que fuera vicepresidente de Sadam Hussein, Ezat Ibrahim al Duri, a manos de las fuerzas de seguridad iraquíes se suma a la de otros significados miembros de la llamada “baraja” iraquí.


Después de la derrota de las fuerzas de Sadam y de la ocupación de Irak por los aliados, el Ejército norteamericano distribuyó entre sus tropas una baraja de póker con la efigie de los cargos políticos más buscados del régimen caído.


Al Duri (rey de tréboles), antiguo “número dos” del régimen y uno de los hombres más buscados, estaba considerado el cerebro de los ataques contra las fuerzas ocupantes y por su cabeza se ofrecían US$10 millones. Estaba acusado por diversas organizaciones internacionales de derechos humanos de crímenes contra la Humanidad por su participación en la operación Anfal en 1998, en la que fueron exterminados miles de kurdos.


La baraja estaba formada por 52 naipes, aunque la lista de cargos llegaba hasta los 55. Los ases eran Sadam Hussein (as de picas), ahorcado en Bagdad en 2006, y sus hijos Qusay (as de tréboles) y Uday (as de corazones), muertos en 2003.