Crudo


En 2014, la sostenida caída de los precios del petróleo y derivados desde junio, significó para el país un ahorro en divisas por US$485.9 millones, según el Banco Central (BC).


Este ahorro reforzó la tendencia observada durante tres años consecutivos de una reducción del déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos como porcentaje del PIB, explica el BC.


Además de la caída en el precio del petróleo y sus derivados, el Banco Central atribuye la reducción de esa brecha externa al crecimiento de las exportaciones (en las que destacan las del oro y la plata de Pueblo Viejo), el incremento de los ingresos del turismo y el mayor flujo de remesas y de inversión extranjera directa.


Con relación al tamaño del Producto Interno Bruto (PIB), se observa un sostenido achicamiento de la balanza de cuenta corriente. En los años 2010 y 2011, ese déficit fue de -7 .5% del PIB, y desde entonces ha estado bajando. En 2013 fue de 4.1% y en 2014 bajó a 3.2% de PIB.


“Con el apoyo de una considerable reducción de 11.2% en la factura de importación del petróleo, el déficit de cuenta corriente se redujo en 22.4%”, reporta Franco Ucelli, analista del banco de inversión JP Morgan, en sus informes sobre República Dominicana. El déficit de cuenta corriente del 2014, es el más bajo en 10 años, observa.


El analista opina que la reducción del déficit de cuenta corriente no sólo protege el valor del peso dominicano con relación al dólar, sino que también le permite al Banco Central la acumulación de reservas internacionales, que ya han alcanzado una cobertura de 3.5 meses de importaciones.


“La reducción del déficit de cuenta corriente le permite al país fortalecerse para enfrentar los choques externos y mejorar la calidad crediticia de la deuda soberana”, afirma Ucelli.