nina La ONG Amnistía Internacional lanzó ayer una acción urgente para reclamar a las autoridades de Paraguay que protejan la vida de una niña de 10 años embarazada de 21 semanas, presuntamente a consecuencia de los abusos sexuales a los que la sometió su padrastro, que está en busca y captura.


“La vida de una niña de 10 años que está embarazada tras haber sido violada por su padrastro corre peligro”, manifestó la sección paraguaya de Amnistía Internacional que pide firmas para exigir al Estado que proteja la vida de la menor.


El embarazo de la niña, que se encuentra al cuidado de sus tías maternas, se descubrió cuando la madre la llevó a un hospital tras notar un aumento del tamaño de su vientre y creer que podía tratarse de un tumor en el abdomen.


Después de diagnosticarse el estado de gestación, la menor fue conducida a la sala materno infantil del hospital público de Trinidad, donde fue atendida por una psicóloga.


El responsable de la sala de maternidad, el doctor Ricardo Oviedo, explicó que se trata de un embarazo de alto riesgo, ya que la pequeña no tiene aún desarrolladas todas las características de una mujer adulta, al encontrarse en edad de desarrollo y crecimiento. Amnistía Internacional pidió “que se proteja la vida de la niña en evidente riesgo y que para ello se tomen las diligencias debidas”.


“Existen opiniones dispares de profesionales médicos, pero creemos que debe primar el criterio científico independiente, que no vuelva a revictimizar a la niña”, destacó la organización.


La Fiscalía paraguaya pidió el lunes la prisión preventiva para la madre, de 32 años, imputada por los supuestos hechos punibles de “incumplimiento del deber del cuidado” y como cómplice de “abuso sexual en niños”, informó el Ministerio Público.


Según la Fiscalía, la mujer proporcionó algunas pistas sobre el posible paradero del padrastro, pero todas resultaron falsas. El Ministerio Público pidió entonces la prisión preventiva para la mujer, con el fin de evitar que obstruya la investigación y lograr detener al sospechoso.


El padrastro de la niña está imputado por el presunto delito de “abuso sexual a niños” y se encuentra prófugo desde que la semana pasada se descubrió el embarazo de la menor.


De acuerdo con los medios locales, el pasado enero la madre había denunciado al padrastro por presunto abusos sexuales a la niña, pero continuó conviviendo con él.


“La justicia debe asumir con urgencia y responsabilidad el caso, considerando el evidente riesgo que corre la vida de la víctima de violación”, insistió Amnistía, que además pidió que se investigue debidamente lo sucedido “y deslindar la responsabilidad, exigiendo justicia para la víctima”.