Refuerzo


La seguridad de legaciones diplomáticas alemanas en países conflictivos como Irak va a ser reforzadas para tratar de evitar ataques terroristas, según un documento interno del Gobierno alemán al que ha tenido acceso la revista “Der Spiegel”.


La edición digital del semanario alemán publicó hoy que el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, prevé emplear hasta 200 millones de euros en reforzar la seguridad de algunas embajadas y consulados.


“Por los crecientes peligros” es “preciso” adaptar “el concepto de seguridad” para dar una “mejor protección personal y material a las representaciones en el extranjero” de Alemania, asegura el informe, clasificado como secreto.


El documento cita “retos añadidos”, “nuevos escenarios de amenazas”, “ataques complejos” y operaciones terroristas en las que se emplean aviones no tripulados para justificar la decisión.


El primer paso de esta estrategia será la puesta en marcha de un equipo de expertos que debe analizar la seguridad de embajadas y consulados y concienciar al personal diplomático alemán en el extranjero.


Según “Der Spiegel”, el plan incluye planes de mejora en legaciones como la de Bagdad (12 millones de euros) y Erbil (5 millones), así como construcciones de nueva planta en Islamabad (17 millones), El Cairo (20 millones), Kabul, Beirut, Ammán, Jartum y Trípoli.


Además, Exteriores prevé adquirir nuevos vehículos blindados y mejorar el sistema de encriptación de las comunicaciones electrónicas de sus misiones en el extranjero.