Ataques


Al menos 17 personas murieron hoy y 59 resultaron heridas por bombardeos y el disparo de cohetes por parte del régimen y los opositores en Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria.


Nueve personas fallecieron y 47 fueron heridas por los proyectiles lanzados por grupos terroristas contra los barrios de Al Suleimaniya y Al Sayed Ali, informó la agencia de noticias oficial Sana, que citó una fuente policial.


Entre los heridos hay once menores y 17 mujeres, y la fuente no descartó que el número de víctimas pueda aumentar porque los equipos de rescate aún siguen las labores de búsqueda de personas bajo los escombros.


El impacto de los cohetes, que los terroristas arrojaron desde sus escondites en el casco antiguo de la localidad, provocó el derribo de cinco edificios en Al Suleimaniya, y daños parciales a siete en Al Sayed Ali.


El primer ministro, Wael al Halaqi, condenó estos “ataques terroristas contra civiles inocentes”.


En un comunicado, el jefe del Gobierno afirmó que con estos atentados “los terroristas solo buscan socavar la resistencia” de la gente de Alepo.


Sana señaló que en el casco viejo de Alepo actúan grupos como la Brigada al Tauhid, el Movimiento Islámico de los Libres de Sham (Levante), el Frente de los Seguidores y la Brigada al Fatah.


Por otro lado, al menos ocho personas perdieron la vida y otras doce resultaron heridas por un bombardeo de aviones del régimen contra un mercado popular del barrio de Al Madi, en la misma población.


Alepo fue blanco de una gran ofensiva de los rebeldes a finales de julio de 2012 y de otras operaciones importantes posteriores, lo que les permitió dominar amplias áreas de la urbe, aunque no lograron hacerse con su control total.


El oeste de la población quedó en manos de las autoridades, mientras que el este se encuentra bajo control de los insurgentes.


Siria es escenario desde hace cuatro años de un conflicto, que ha causado unos 220.000 muertos, según cifras de la ONU.