Acceso


El acceso universal a la escuela es aún una utopía en prácticamente medio mundo, quince años después del lanzamiento del programa “Educación para todos”, cuyos resultados difundió hoy la Unesco.


La Unesco presentó en Nueva Delhi, París y Naciones Unidas su informe del programa “Educación para Todos” de 2015, el “año límite” en el que tenían que haberse cumplido todos los objetivos fijados cuando arrancó en 2000, pero que solo alcanzaron uno de cada tres países.


El director del informe titulado “Educación para Todos 2000-2015. Logros y desafíos”, Aaron Benavot, explicó en Nueva Delhi que un 52% de los países han conseguido un acceso universal a la educación primaria, pero del 48% restante solo un 1o% está cerca de lograrlo y el otro 38% sigue lejos o muy lejos.


Un tercio de los niños sin escolarizar vive en zonas en guerra y los hijos de las familias más pobres tienen cinco veces menos probabilidades de acabar este ciclo que las ricos.


Alcanzar los retos planteados requiere al menos 22.000 millones de dólares anuales hasta 2030, para llegar a los más pobres y en especial a las niñas, las más desfavorecidas en el acceso a la educación básica, de acuerdo con el informe.


Aunque un 69% de naciones ha acabado con la desigualdad entre niños y niñas en el acceso a la escuela primaria, el porcentaje se reduce al 48% en secundaria.


Benavot dijo en la presentación que es necesario “sensibilizar a los donantes” para obtener los fondos necesarios.


El indio Kailash Satyarthi, premio Nobel de la Paz de 2014, advirtió en la presentación de que la educación “es un derecho fundamental, una responsabilidad de los estados, no un producto comercial” ni una cuestión “de caridad”.


Además de dinero, la Unesco reclama “cuatro millones más de maestros” para lograr la escolarización de todos los niños en la formación básica, ya que un tercio de los países estudiados tienen menos profesores de los que necesitan.


Otro de los retos que se ha quedado a medias es el de reducir a la mitad el analfabetismo entre adultos, ya que solo un 25% de países ha sido capaz de hacerlo y un 32% está todavía muy lejos de lograrlo.


El Foro Mundial de Educación analizará en detalle este informe dentro de un mes en la ciudad surcoreana de Incheon.