Bonbardeos


La aviación del régimen sirio ha realizado casi 700 bombardeos sobre la ciudad septentrional de Idleb, que han causado la muerte a 125 civiles, desde que la urbe cayó hace veinte días en manos de grupos rebeldes islamistas.


Según informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los cazas efectuaron 349 ataques y los helicópteros lanzaron más de 335 barriles de explosivos en Idleb y poblaciones situadas en su periferia.


Al menos 125 civiles murieron, entre ellos 25 menores de edad, y 700 resultaron heridos en estos bombardeos, que destruyeron numerosas viviendas.


También hay decenas de muertos y heridos entre los combatientes del Movimiento Islámico de los Libres de Sham -que pertenece al Frente Islámico- y el Frente Al Nusra -filial siria de Al Qaeda-, aunque el Observatorio no ofrece una cifra exacta.


Los enfrentamientos por el control de Idleb duraron cuatro días y se saldaron con la muerte de 230 combatientes rebeldes y de decenas de soldados del régimen y milicianos afines.


Idleb fue tomada el pasado 28 de marzo por el Frente al Nusra, en colaboración con los Libres de Sham y el grupo radical Yund al Aqsa, convirtiéndose así en la segunda capital provincial del país cuyo control escapa totalmente de las manos del régimen.


Al igual que el grupo terrorista Estado Islámico (EI), el Frente al Nusra aspira a establecer su propia “capital” en Siria y la principal candidata es Idleb.


La otra capital provincial que escapa al control de las autoridades es Al Raqa (noreste), en manos del EI.


Siria es escenario de un conflicto desde marzo de 2011, que ha causado más de 220.000 muertos, según la ONU.