CondenaLa destrucción deliberada de herencias culturales como la del sitio arqueológico en Nimrud, Irak, constituye un “crimen de guerra”, opinó el viernes la directora general de la UNESCO.


El descubrimiento de tesoros en las tumbas reales de Nimrud en la década de 1980 se considera uno de los hallazgos arqueológicos más significativos del siglo XX.


Irina Bokova, jefa de la entidad cultural de Naciones Unidas, exhortó en un comunicado a personas de todo el mundo -“especialmente los jóvenes”- a proteger “la herencia de toda la humanidad”.


Por su parte, el gobierno iraquí dice que extremistas islámicos “arrasaron” el jueves el conocido lugar arqueológico en la antiquísima ciudad del norte de Irak con vehículos militares pesados.


Bokova denunció “este caos cultural” y dijo que había alertado al secretario general Ban Ki-moon y al fiscal de la Corte Penal Internacional.