IrakAl menos 20 efectivos de seguridad murieron y más de 40 resultaron heridos en siete atentados con coche bomba perpetrados en la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak, informó a Efe una fuente policial.


Los vehículos estallaron de forma casi consecutiva en varias zonas de la urbe, donde también se registraron intensos combates entre las fuerzas del orden y yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).


Las víctimas son miembros de las fuerzas de seguridad, milicianos chiíes y combatientes de tribus suníes afines al Gobierno iraquí, según la fuente.


Las autoridades impusieron un toque de queda en Ramadi para evitar la muerte de civiles en otros ataques.


Los atentados tuvieron lugar en la avenida 20, en Arsayaría y en Al Mustaudea, todas en Ramadi, situada a 110 kilómetros al oeste de Bagdad.


Varias ambulancias acudieron al lugar de las explosiones para evacuar a los heridos y trasladarlos a hospitales de la urbe.


Al Anbar, una provincia de mayoría suní fronteriza con Siria, está parcialmente controlada por los extremistas desde enero de 2014 y es escenario de continuas operaciones militares.


Hace cuatro días, las fuerzas iraquíes recuperaron el control de la localidad de Al Bagdadi, en Al Anbar y próxima a una base militar en la que hay asesores estadounidenses.


Irak vive desde junio del año pasado una cruenta lucha contra el EI, que ha proclamado un califato en zonas bajo su control de este país y de la vecina Siria.


El Ejército iraquí, apoyado por milicianos chiíes y combatientes tribales, lanzó ayer una amplia ofensiva para expulsar a los yihadistas de la ciudad de Tikrit, capital de la provincia de Saladino.