ConflictoEl conflicto en Yemen se extendió este domingo con la toma por parte de los rebeldes chiitas del aeropuerto de Taez, ciudad que abre la vía hacia Aden (sur) donde se halla refugiado el presidente del país.


Estos rebeldes, los hutíes, intentan ampliar su control hacia el sur, tras haber tomado ya la capital Saná, de donde tuvo que huir el presidente Abn Rabbo Mansur Hadi.


Los hutíes cuentan con el apoyo de Irán, país chiita, mientras que el presidente Hadi es apoyado por los países sunitas del Golfo, entre ellos Arabia Saudita.


Además, los hutíes están aliados con militares fieles al expresidente yemení Ali Abdalá Saleh, quien, tres años después de haber abandonado el poder, sigue teniendo mucha influencia en las Fuerzas Armadas.


Saleh fue presidente de Yemen entre 1978 y 2012.


En este contexto de guerra civil, el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este domingo con carácter urgente para examinar la situación en Yemen.


La creciente inseguridad llevó a Estados Unidos a evacuar su embajada y a sus tropas de una base aérea del sur del país tras un cuádruple atentado el viernes contra dos mezquitas chiitas en Saná, que dejó 142 muertos.


El ataque fue reivindicado por el grupo sunita Estado Islámico (EI).