EmbarazoLa educación en valores desde la familia es la mejor estrategia que religiosos católicos y protestantes sugieren para evitar que muchachas con edades entre los 11 y 19 años queden embarazadas.


Otras medidas que promueven son la abstinencia, y la orientación a jóvenes para postergar el tiempo de las relaciones sexuales, hasta que logren alcanzar una edad madura.


Las autoridades responsables de la salud materno-infantil y adolescente, del Ministerio de Salud Pública también lo consideran válido, pero prefieren apostar a los métodos anticonceptivos como medida eficaz de prevención.


El enfoque oficial se inclina en reducir el segundo embarazo, pues aseguran que el primero escapa de sus manos, promoviendo el uso de métodos que controlan la natalidad, y que ponen a disposición de los jóvenes de ambos sexos en los centros asistenciales del país.


Lilliam Fondeur, directora Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública, dijo que desarrollan una feria de educación sexual, entre las acciones concretas para contrarrestar la situación, que incrementa el círculo de pobreza que pasa de una generación a otra, y limita del desarrollo educativo, laboral y social de las jóvenes.


Para Fondeur, una limitante que enfrenta es la falta de recursos económicos y de colaboración de sus pares para hacer campañas de prevención, y enfrentar el flagelo que coloca a República Dominicana entre los países de la región con más casos de embarazos en adolescentes.


Ella está consciente de que si no involucra a los padres o tutores en la educación sexual de sus hijos, cualquier política dirigida a disminuir los casos de preñez no tendría el éxito deseado.


De ahí que insiste en la planificación familiar, mediante el uso de métodos anticonceptivos.