Salud Pública regula el ejercicio de los cirujanos plásticos en la República DominicanaLa ministra de Salud Pública dispuso que para ejercer la especialidad de cirugía plástica, estética y reconstructiva en el país, el médico debe tener dos años de cirugía general y tres en las demás subespecialidades.


Mediante la resolución número 000008, y tomando en cuenta que las demandas en justicia vinculadas a la cirugía estética y reconstructiva han ido en aumento, Altagracia Guzmán Marcelino, dispone que el profesional en el área debe tener un título avalado por el Estado y ser egresado de los programas de residencias médicas reconocido por el Ministerio.


En el caso de los que se hayan especializado en el extranjero, deberán contar con los requisitos de duración, práctica clínica y debidamente acreditada del hospital docente donde estudió, de acuerdo a los estándares internacionales aceptados.


También, deberá presentar la documentación que avalúe los estudios, como es contar con la acreditación del país emisor, apostillado y en el idioma español.


De acuerdo con la resolución, el profesional del área y los establecimientos de salud que realicen los procedimientos médicos deberán estar habilitados por el Ministerio, así como contar con los profesionales de la salud que cumplan con la normativa.


La resolución también reconoce el derecho de los pacientes y sus familiares o acudientes a recibir a recibir información del especialista que le intervendrá quirúrgicamente, así como de los medicamentos e insumos que va a utilizar.


Hasta ahora, la única residencia de cirugía plástica, reconstructiva y estética que hay en el país funciona en el hospital Salvador B. Gautier, del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), donde egresa un especialista por año. Fue fundada el 12 de enero de 1977 y en todos esos años se han graduado alrededor de 37 profesionales.


Durante mucho tiempo, la Sociedad Dominicana de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos demandaron la regulación del ejercicio médico, porque aseguran que son muchos los que viajan a países como México, Brasil y Perú hacer cursos de tres meses para, para luego practicar ejercicios estéticos, lo que aumenta el riesgo de morir en una sala de operación.


Demandas


En los últimos meses se denunció las muertes de tres pacientes vinculadas a mala práctica. Dos de los casos ocurrieron en el Instituto de Adelgazamiento, Estética del Cuerpo y Ginecología (Ideamec), de Santiago. En el otro hecho se trató de una mujer de 35 años, y ocurrió en la Clínica de Cirugía Plástica y Especialidades de Santo Domingo (CECIP).


Fuente: Diariolibre