EstrategiaEl ministro de Relaciones Exteriores de República Dominicana sostuvo reuniones por separado en el Departamento de Estado estadounidense con el subsecretario de Estado para Asuntos Laborales, Derechos Humanos y Democracia de este país, el consejero del Departamento de Estado, así como con la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, funcionarios a los que dio a conocer los detalles de la nueva política exterior puesta en marcha por el presidente Danilo Medina.


El canciller Andrés Navarro sostuvo encuentros por separados con Tom Malinowski, Thomas Shannon, del Departamento de Estado, y la congresista demócrata Nancy Pelosi, a quienes expuso los avances de la nueva estrategia de política exterior dominicana, con marcado énfasis en el irrestricto respeto a los derechos humanos, que envuelve la reciente creación de la Dirección General de Derechos Humanos.


El ministro dominicano también expuso a los funcionarios y la congresista estadounidense el reiniciado diálogo con las autoridades de Haití en la decidida voluntad de alcanzar unas relaciones cada vez más armoniosas, respetuosas y de cooperación mutua entre dos vecinos cercanos.


Se recuerda que en el transcurso de las semana que concluye ya se había reunido con representantes de la Casa Blanca y de la OEA.


“El presidente Danilo Medina nos instruyó para que colocáramos la Dirección de Respeto y Defensa de los Derechos Humanos como uno de los ejes principales de la nueva política exterior que encaminamos, convencido de que debemos velar por ser humano por encima de todo, de ahí que estamos trabajando sin descanso para que este organismo, sin precedente en la historia de la cancillería dominicana, realice una fructífera labor en esa dirección, con la decidida voluntad política del jefe del Estado”, subrayó Navarro durante su encuentro con Malinowski, Shannon y Pelosi.


Una comunicación de prensa de Relaciones Exteriores de República Dominicana dice que Navarro destacó, asimismo, el buen ambiente que reina entre los gobiernos dominicano y haitiano en el propósito común de mantener un diálogo permanente, en la consecución del desarrollo económico y social de ambos pueblos a través del comercio, la inversión y la cooperación.