PLDEl aspirante a la nominación presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Radhamés Segura llamó a los peledeistas a dejar de lado las pasiones y el radicalismo y tomar en cuenta que nadie puede creerse predestinado ni mucho menos que se trata de una lucha entre dos.


Exhortó a los dirigentes de los grupos enfrentados actuar con sensatez y la cabeza fría en medio de la lucha interna que vive el PLD por la escogencia de su candidato para las elecciones del 2016.


Segura al ser entrevistado en un mano a mano en la comunidad de Guerra, Provincia Santo Domingo afirmó que la discusión debe estar centrada en que la unidad del PLD debe estar por encima de los intereses particulares de sus grupos en pugnas por el control del poder político.


Dijo que es tiempo de democratizar la participación interna en el PLD dándole la oportunidad a todos los peledeistas que deseen aspirar a cualquier cargo electivo que tengan derechos.


Indicó que en la reunión de su Comité Político pautada para el 19 de abril se deben discutir los temas en un ambiente de respeto y participación donde el eje central sea la unidad para que el partido morado se mantenga el poder más allá del 2016.


Segura vio con beneplácito que se discuta el tema de la reelección en el seno del PLD porque entiende que hay que darle oportunidad a todas las ideas en un ambiente de democracia participativa.


“Los temas en el partido deben ser discutidos primando siempre el consenso por que esa ha sido la enseñanza que nos ha dejado el profesor Juan Bosch, donde la unificación de criterios y la disciplina partidaria siempre están en primer orden”, precisó el aspirante a la presidencia.


Dijo que hay que reconocer que el PLD vive una lucha de intereses por el poder en los actuales momentos, pero que la misma no provocará división a lo interno de de esa organización política.


Significó que el partido morado sabrá salir airoso de esa confrontación debido al grado de madurez de los aspirantes a la nominación presidencial para las elecciones del año 2016.


Aseguró que nadie querrá cargar sobre sus hombros la responsabilidad y la culpa de una posible división del partido fundado por el profesor Juan Bosch.


Reconoció que el presidente Medina se merece ser reelegido por el buen gobierno que está haciendo y su alto nivel de popularidad, pero que el problema está en que la Constitución no se lo permite.