La jueza del proceso contra el atleta Oscar Pistorius rechazó este jueves que el corredor matara de forma premeditada a su novia, Reeva Steenkamp, tal y como sostenía la acusación pública.


No obstante, la magistrada cree que disparó su arma deliberadamente, y no por accidente, como aseguró el velocista durante el juicio por los hechos ocurridos el 14 de febrero de 2013 en Pretoria.


La magistrada descartó en su veredicto la validez de dos testimonios clave que contradecían la versión de los hechos del corredor, al considerarlos “no fiables”.


Se trata de una de las principales pruebas de la acusación pública: el testimonio de Michelle Burger y su marido, Charl Johnson, que aseguraron haber oído gritos de terror procedentes de la casa de Pistorius en la madrugada de los hechos -14 febrero de 2013- antes de un sonido que interpretaron como disparos.


La magistrada considera que la distancia a la que se encuentra la vivienda de este matrimonio les impide haber identificado con claridad los ruidos, y se apoyó para justificarlo en el testimonio de un experto de sonido llamado a declarar por la defensa.


Además, considera que la pareja debió confundir el sonido de los disparos con los golpes que dio el acusado a la puerta del cuarto de baño con un bate de cricket.


El testimonio de Burger y Johnson, que fueron llamados a declarar por el fiscal, era uno de los pilares de la versión de la acusación, que mantiene que Steenkamp se escondió en el baño para protegerse de Pistorius, que la mató después de una supuesta discusión.


La defensa había asegurado que los gritos oídos por el matrimonio eran de Pistorius pidiendo ayuda tras descubrir que había matado a su novia.


Sobre los disparos escuchados tras los chillidos, los abogados de Pistorius dicen que eran en realidad los golpes del bate de crícket con que su cliente derribó la puerta del baño para salvar a Steenkamp, una vez había descubierto que disparó contra ella.


Pistorius asegura que mató a Steenkamp por accidente, al confundirla con un ladrón que pensaba que se había colado en la casa.


El fiscal sostiene que la mató intencionadamente, tras una supuesta discusión.


La Fiscalía acepta que Pistorius mató a Steenkamp de cuatro tiros a través de la puerta del baño de su casa de Pretoria, como ha confesado el deportista.