Justicia


Con un mural pintado en la calzada donde cayó, la viuda, otros familiares y activistas comunitarios, recordaron al dominicano John Collado, asesinado por un policía encubierto cerca de su casa en el vecindario Inwood el 6 de septiembre del 2011.


La viuda, señora Amarilis Collado, dijo que el 25 de marzo, su esposo habría cumplido su cumpleaños 47, pero vez de una celebración común, decidieron hacer el mural para seguir denunciado el crimen y reclamar justicia.


El dominicano nativo de Santiago de los Caballeros y que fue luchador profesional, fue ultimado de un tiro en el torso, cuando se enfrentó al agente del que no sabía era policía, cuando el oficial arrestaba a un vecino y amigo al que acusó de tráfico de drogas en el área.


La vigilia, se llevó a cabo frente al edificio en el que vivía Collado en la avenida Post y numerosos parientes, vecinos, amigos y activistas de grupos de defensa de los derechos civiles participaron en la actividad.


El agente, asignado al cuartel 34, Timothy Connelly, quien no fue acusado por un Gran Jurado por la muerte de Collado, alegó que el dominicano le puso una llave asfixiante durante un forcejeo entre ambos, que sintió su vida “en peligro” y le disparó en “defensa propia”.


La familia de la víctima, interpuso una demanda en la Corte Civil por violación de los derechos civiles de Collado, pero además, sostienen que su deseo es ver al oficial siendo juzgado y encarcelado por el crimen.


Se han realizado caminatas y vigilias, incluyendo una frente al cuartel 34 en reclamo de justicia. El mural en recordación al dominicano fue pintado por dos activistas de la organización “Artistas por la Justicia en NYC” y además de la cara del muerto, tiene la “balanza” que simboliza la justicia.


La viuda y los hijos de Collado, sostienen que el dominicano nunca le puso la llave al policía con la intención de estrangularlo, como alega la uniformada y desconocía que Conelly era un oficial, debido a que no se identificó.


“La igualdad es igual a la libertad”, es la frase principal del mural. “Queremos que la gente recuerde que los derechos humanos deben ser para todos y no sólo para algunos. Los derechos de John fueron violados”, dijo la viuda.


Ulysa Núñez, una ex mujer de Collado con la que procreó dos hijos, calificó de “terrible” la decisión del Gran Jurado de no acusar al policía.


“Han pasado casi cuatro años de este asesinato y no hay justicia. Una siente que no se puede seguir hacia adelante”, añadió la dominicana.


La demanda interpuesta por la viuda de Collado es por homicidio culposo y esperan que la Corte Civil, reconozca la violación de los derechos a la víctima por parte del policía.


También han pedido al Departamento de Justicia una investigación federal del caso.