UcraniaMás de 6,000 personas han muerto en el este de Ucrania desde que comenzara el conflicto hace casi un año, en medio de una “inmisericorde devastación de vidas civiles e infraestructura”, indicó el lunes la agencia de las Naciones Unidas para los derechos humanos.


Centenares de civiles y efectivos militares han perecido sólo en las últimas semanas por la intensificación de la lucha, en particular cerca del aeropuerto de Donetsk y en la región de Debáltseve, afirmó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con sede en Ginebra.


El estratégico núcleo ferroviario de Debáltseve cayó ante separatistas pro rusos el mes pasado.


Aunque Moscú niega que tenga efectivos peleando en Ucrania, la ONU señaló que “según versiones creíbles persiste el tránsito de armamento pesado y combatientes extranjeros” de Rusia para los separatistas en el periodo considerado desde diciembre.


“Esto ha sostenido y aumentado la capacidad de los grupos armados de las llamadas ‘república popular de Donetsk’ y ‘república popular de Luhansk’ para resistir a las fuerzas armadas del gobierno y lanzar nuevas ofensivas en algunos lugares, incluyendo en torno al aeropuerto de Donetsk, Mariupol y Debáltseve”, señaló.


El titular del organismo de Naciones Unidas, Zeid Raad al-Hussein, señaló el lunes en un comunicado que muchos civiles se quedan en las zonas de combate “porque temen por sus vidas si intentan moverse”.


“Muchos otros se quedan para proteger a los niños, otros miembros de la familia o sus propiedades”, mientras que algunos se ven obligados a quedarse o se ven incapaces de huir, señaló.


El informe mencionó “acusaciones creíbles de detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones forzadas, cometidas sobre todo por los grupos armados, pero en algunos casos también por las agencias de seguridad ucranianas”. En concreto, se mencionaban imágenes de video que parecían sostener las acusaciones de ejecuciones sumarias por parte de los rebeldes.


El desplazamiento de 1 millón de personas también elevó el riesgo de que las mujeres sean presa del tráfico de personas con fines sexuales, señaló el informe.


Zeid pidió a todos los bandos que cumplan el reciente acuerdo firmado en la capital bielorrusa, Minsk, que contempla la retirada de armas pesadas del frente.


Por otra parte, el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, y el ministro del Exterior ruso Sergey Lavrov tienen previsto conversar el lunes en Ginebra sobre la crisis en Ucrania.


La reunión tiene lugar en momentos en que Estados Unidos y sus aliados europeos contemplan la adopción de sanciones adicionales contra Rusia debido a la lucha en Ucrania.