TensionLa canciller alemana, Angela Merkel, recibe hoy en Berlín al primer ministro griego, Alexis Tsipras, en su primer encuentro bilateral, en el que abordarán las dudas sobre la liquidez de Grecia y las reformas en el país en medio de los esfuerzos de ambas partes por rebajar la tensión.


En una entrevista con el periódico “Süddeutsche Zeitung“, el ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Kotziás, que ya se reunió ayer con su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, para preparar el encuentro, aboga por “dejar de lado los estereotipos“.


Kotziás, que califica a Merkel de “persona muy racional” que “piensa en el futuro de Europa“, subraya que “en las relaciones internacionales la confianza desempeña un papel muy importante” y en este sentido expresa su esperanza de que la reunión de hoy sirva para “conocerse y entenderse mejor, pues hay muchos malentendidos”.


También el jefe de la diplomacia alemana abogaba ayer tras su encuentro con Kotziás por “no permitir que las sin duda grandes y difíciles cuestiones” que ambos países deben resolver en Europa “minen los sólidos fundamentos de las relaciones germano-griegas”.


“Deberíamos fijarnos conjuntamente como meta no desaprovechar el gran potencial de la colaboración entre alemanes y griegos y fortalecer el entendimiento mutuo”, subrayó Steinmeier.


Respecto a la reclamación griega a Berlín de reparaciones de guerra, Kotziás lanza un menaje conciliador y señala que “hay que encontrar una vía para discutir con Alemania de manera racional sobre ciertos problemas”, para lo que recomienda crear una suerte de “comité de sabios” que analice objetivamente la situación.


“En los años cincuenta y sesenta no se oía aquí ninguna palabra mala sobre Alemania y ahora tenemos esta riña. Yo digo que dejemos esto y busquemos un denominador común”, insiste.


En tanto, el diario “Bild”, que a finales de febrero lanzaba una campaña tachada de antigriega en la que invitaba a sus lectores a enviar su “selfie” para reclamar que no se den más ayudas a los “codiciosos” griegos, rebaja hoy el tono y abre con una portada bilingüe en alemán y griego con el titular “¡Bienvenido a Alemania, señor Tsipras!”.


No obstante, en su interior, el diario informa de que el Ministerio de Defensa griego quiere demandar a empresas de armamento alemanas por estar involucradas en presuntos casos de corrupción, de los cuales dos ya están en los tribunales y otros catorce aún están siendo investigados.


“¿Por qué empresas alemanas corruptas deben pagar multas millonarias solo en Alemania, pero no aquí en Grecia?“, se pregunta el ministro de Defensa griego, Panos Kamenos, quien reclama más de cien millones de euros de indemnización.


Por su parte, el vicecanciller alemán y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, confió en un “nuevo comienzo” tras el encuentro entre Merkel y Tsipras, para encontrar una base común de trabajo.


“Ambas partes deben ser sinceras. El Gobierno griego debe darse cuenta claramente que el resto de Europa, también Alemania, quiere ayudar, pero que no lo podemos hacer sin contrapartidas, sin acuerdos justos sobre las reformas necesarias”, recordó en declaraciones a la cadena pública ARD.


Al mismo tiempo subrayó que “en el pasado, los paquetes de ayuda sirvieron sobre todo a los bancos, pero no a las personas”.


“Creo que eso debemos cambiarlo“, añadió.


La reunión entre Merkel y Tsipras, que será recibido a las 17.00 horas (16.00 GMT) con honores militares en la Cancillería, se produce a invitación de la canciller, a punto de cumplirse los dos meses desde la victoria electoral de la formación izquierdista Syriza en las generales griegas.


El encuentro tiene lugar, además, días después de la reunión del pasado jueves en Bruselas entre Merkel, Tsipras, y el presidente francés, François Hollande, así como los del Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE), el Eurogrupo y el Consejo Europeo.


Hay gran expectación ante la cita entre Merkel y Tsipras, ya que son muchos los frentes abiertos entre sus respectivos países, acrecentados en las últimas semanas por diversas confrontaciones directas entre sus ministros de Finanzas, Wolfgang Schäuble y Yanis Varufakis.