LATINoAMERICA“El soborno no es un problema exclusivo de América Latina, es global. De tal forma que diferentes organismos internacionales empezaron a considerarlo un desafío para las políticas anticorrupción”, explica Gerardo Berthin, experto y analista en temas de transparencia, consultado por Infobae.


Haití es el país americano en el que más difundido y naturalizado está el soborno, según el Barómetro de las Américas 2014 de LAPOP, que realizó encuestas en 25 países del continente. El 69,2% de los ciudadanos admitió que alguna autoridad le pidió una dádiva para otorgarle un beneficio, exonerarlo de un delito o sencillamente hacer lo que debería según establece la ley.


En segundo lugar está Bolivia, con 30,2%, y tercero está Paraguay, con 28,1 por ciento. Después están México (27,2%), Venezuela (26,6%), Perú (26,4%), Ecuador (26%), República Dominicana (23,3%), Honduras (23%) y Guatemala (20,7%).


En el extremo opuesto está Canadá, donde sólo el 4,4% de los encuestados dijo que lo habían presionado para pagar algún tipo de soborno en los 12 meses anteriores.


El segundo mejor ubicado es Chile, con apenas 5,3% de respuestas afirmativas. Y el tercero es Uruguay, con 6,7 por ciento. Completan la cabecera Estados Unidos (7,8%), Jamaica (9,8%), El Salvador (9,8%), Trinidad y Tobago (10,2%), Colombia (13,6%), Brasil (13,9%), y Nicaragua (14,7%).


En una posición intermedia entre los países donde es más y menos frecuente esta práctica, aparecen Costa Rica (15,5%), Guyana (15,8%), Argentina (16,8%), Panamá (18,8%) y Belice (20,5%).


Leer más: Infobae