NASALa NASA ha hecho públicos más detalles sobre su plan para atrapar un asteroide al vuelo y llevarlo a algún punto en la órbita de la Luna, un proyecto llamado Asteroid Redirect Mission (ARM). La misión, que se realizará a mediados de la década de 2020 y pondrá a prueba una serie de nuevas capacidades necesarias para futuras expediciones humanas al espacio lejano, como el viaje a Marte, será algo diferente de lo anunciado en un primer momento. Lo más destacado es que la nave espacial robótica sin tripulación no capturará un asteroide entero cercano a la Tierra, sino un bloque o un pedazo grande del mismo. Después, como estaba previsto, lo trasladará a una órbita estable alrededor de nuestro satélite natural para que los astronautas puedan explorarlo.


«Será una demostración inicial de varias capacidades de vuelos espaciales que necesitaremos para enviar astronautas más lejos en el espacio, y con el tiempo, a Marte», dice Robert Lightfoot, administrador asociado de la NASA. «Dará comienzo a una nueva era de los vuelos espaciales».


La agencia anunciará cuál será el asteroide seleccionado a partir de 2019, aproximadamente un año antes de lanzar la nave espacial robótica. Para que un asteroide se considere un candidato válido para la misión, los científicos deben primero determinar sus características, como el tamaño, la rotación, la forma y la órbita. Hasta la fecha, la NASA ha identificado tres candidatos válidos : Itokawa, Bennu y 2008 EV5, pero espera seleccionar uno o dos candidatos adicionales cada año previo a la misión.