ConsuladoEl retorno a Puerto Príncipe ayer del embajador de República Dominicana en Haití, y la reapertura hoy de los consulados en ese país, tras recientes tensiones binacionales, trae un alivio a la diáspora criolla que trabaja allí, y a casi 5 mil residentes, según estimaciones de la asociación que los representa.


“De una u otra forma, ya los dominicanos que aquí residimos tenemos un poquito más de seguridad y tranquilidad. Con esa medida bajan las tensiones, sigue la comunicación y el intercambio interno entre haitianos y dominicanos aquí en Puerto Príncipe”, dijo ayer a DL, vía telefónica, Miguel Martínez, presidente de la Asociación de Dominicanos Residentes en Haití (ADDREH).


Según informó, algunos dominicanos en Haití fueron amenazados durante estos tres meses de tensiones, que incluyeron agresiones a consulados y marchas de haitianos para protestar por el alegado racismo y xenofobia hacia sus compatriotas en suelo dominicano.


“Hubo mucha tensión, muchas amenazas, los bajaban de los vehículos, los amenazaban, y hubo muchísimas falsas noticias (…) Si nos ponemos a contar, son casi 19 muertos que ‘radio bemba’ ejecutó, sin embargo cada vez que se comunicaban conmigo, pude desactivar todo ese tipo de desorden”, dijo Martínez.


En Haití vive una comunidad dominicana que se dedica mayormente a actividades comerciales y de construcción. Desde finales de febrero, el embajador que los representa estuvo llamado a consultas por la Cancillería, junto al cónsul general en Puerto Príncipe, tras la agresión que fue objeto el consulado de RD en la capital haitiana, que incluyó la quema de la bandera nacional.


Los haitianos también protestaron por la muerte -que aún se investiga- de un haitiano que fue encontrado colgado en un árbol en un parque en Santiago.


Ayer, el embajador dominicano Rubén Silié retornó a sus funciones, y para hoy, a las 9 de la mañana, está prevista la reapertura de los cinco consulados que fueron cerrados el 4 de marzo pasado, hasta que el gobierno haitiano diera garantías de seguridad a las misiones diplomáticas.


Tras el diálogo bilateral sostenido la semana pasada, el martes en Guatemala, y el viernes pasado en Jimaní, el canciller haitiano garantizó a su homólogo dominicano la protección del cuerpo diplomático.


“Las noticias buenas nunca circulan aquí”, se quejó Martínez. “Entonces uno tiene que estar llamando y diciendo, y la comunidad se mantiene en contacto”.