medicos_residentes El doctor Julio Amado Castaños Guzmán, rector de la Universidad Iberoamericana (Unibe), destacó la necesidad de que el examen que se otorga como método de evaluación a los médicos para entrar a la residencia médica sea reformulado y que pase a la tutela del Ministerio de Educación Superior y una comisión de expertos.


Entiende que esa evaluación debe estar orientada hacia la medición no sólo de conocimientos básicos sino de otros componentes los cuales no pueden ser medidos por una pregunta en un examen.


Castaños Guzmán, quien es egresado de la Maestría en Educación Médica de la Universidad Castilla la Mancha, España, atribuye el alto número de reprobados, que este año alcanzó el 82.5 por ciento, a que se trata de una prueba que no tiene el rigor necesario ni los elementos básicos y que además evidencia las lagunas y deficiencias que pueden tener los médicos recién egresados.


“El Examen Nacional de Residencias Médicas debe ser replanteado y someterse a su revisión para que pueda ser una herramienta que no se limite solamente a medir si un estudiante es capaz de responder una pregunta que no ha sido validada con el rigor metodológico necesario”, señala, Castaños Guzmán al referirse a los recientes resultados de dicho examen donde solamente el 18 por ciento de los más de 4,000 participantes obtuvieron más de 65 puntos que son los requeridos para aprobar.


En un comunicado explicó que en educación médica una prueba con fines de evaluar las capacidades del médico no debe limitarse a aspectos puramente teórico y cognitivos, sino que debe incorporar otros elementos fundamentales y relevantes como son el juicio crítico, la capacidad de resolución de problemas, la comunicación y las habilidades y destrezas básicas que debe tener un médico general.


Dijo que el examen que se ha estado impartiendo en RD no contempla en absoluto los componentes mencionados que son elementales para poder medir las competencias y habilidades de estos futuros especialistas.


Además, agregó, cada pregunta formulada debe pasar por un proceso de validación la cual previamente debe establecer el grado de complejidad que se pretende tenga el estudiante que toma la prueba.


El doctor Castaños Guzmán destacó que en los demás países como es el caso de los Estados Unidos, el examen para entrar a las residencies medicas, conocido como el USMLE se hace en tres partes: una que es sólo de ciencias básicas; un segundo que mide conocimientos y capacidad de resolución de problemas clínicos básicos y otro final que se hace con pacientes simulados que miden las competencias como son comunicación, presentación, abordaje al paciente, juicio diagnóstico, ético, entre otros.


Fuente: Listín Diario