CIAEl general retirado estadounidense David Petraeus, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), acordó ayer declararse culpable de cargos menores en el caso abierto en su contra por filtrar información a su biógrafa, con la que mantenía una relación sentimental.


El Departamento de Justicia indicó hoy que Petraeus había alcanzado un acuerdo para evitar alargar su proceso judicial, abierto en un tribunal de Carolina del Norte, declarándose culpable de borrado y retención de información clasificada.


Esos cargos, que en otros casos de filtraciones de información reservada han sido duramente perseguidos por el Gobierno estadounidense, solo conllevarán el pago de 40.000 dólares para Petraeus, uno de los militares más prestigiosos de Estados Unidos.


El general de cuatro estrellas, exjefe del Mando Central de las Fuerzas Armadas y excomandante en Irak y Afganistán, dimitió de su cargo de director de la CIA en noviembre de 2012 cuando la relación extramatrimonial con su biógrafa, Paula Broadwell, comenzó a ser investigada por el FBI.


Pese a que Broadwell tenía acceso a cierto tipo de información sensible, los investigadores recomendaron imputar a Petraeus porque pudo haberse excedido en el tipo de información que había podido poner a disposición de su amante y de los efectos que ello pudo tener para la seguridad nacional.


“Metí la pata de manera monumental”, reconoció entonces Petraeus, tras lo cual pasó a trabajar en 2013 para un fondo de inversiones y como profesor universitario.