Lengua


Xiaoming Han le encontró el “gusto” a su trabajo. Este chino de 35 años utiliza su lengua como pincel para diseñar sus grandiosas obras.


La particular técnica le vino a este hombre cuando un día a mitad del trabajo sintió hambre, por lo que tomó un sorbo de pintura azucarada -tradicional en el país asiático- y decidió ejecutar sus trazos con ayuda de su lengua.


Tanto fue la sensación, que finalmente cambió el pincel por la lengua como herramienta fundamental para la creación de sus diseños.


Actualmente este artista ha marcado tendencia en su país por su particular forma de trabajar y durante sus presentaciones son muchos quienes desean adquirir sus obras.


“Puedo percibir el lienzo donde está plasmado la pintura y gracias a eso, siento una conexión especial con cada una de mis creaciones”, aseguró.