EIMilicianos del grupo Estado Islámico han comenzado a demoler el antiguo sitio arqueológico de Hatra, en el norte de Irak, en un intento por despojar de este territorio de símbolos que supuestamente promueven la idolatría, informaron el sábado funcionarios de la ciudad iraquí de Mosul.


Un funcionario del departamento de arqueología del Ministerio de Turismo y Antigüedades en Mosul dijo a The Associated Press que varios residentes que viven cerca de Hatra escucharon dos grandes explosiones por la mañana y que luego vieron excavadoras comenzando a demoler el sitio.


El funcionario habló a condición de no ser identificado por temor a represalias.


Saeed Mamuzini, un funcionario curdo en Mosul, dijo a la AP que los extremistas comenzaron el jueves a saquear antigüedades de Hatra y que el sábado empezaron a destruir la ciudad de 2.000 años de antigüedad.


Hatra, a 110 kilómetros (68 millas) al suroeste de la ciudad de Mosul, fue una ciudad fortificada importante durante el Imperio de Partia y capital del primer reino árabe. Se dice que la antigua ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, resistió las invasiones de los romanos en los años 116 y 198 de nuestra era gracias a sus muros altos y gruesos, reforzados por torres.


El grupo extremista suní ha impulsado una ofensiva para destruir reliquias antiguas, alegando que promueven la idolatría, lo que viola su interpretación fundamentalista de la ley islámica.


Un video publicado por ellos la semana pasada muestra a milicianos rompiendo antigüedades en el museo de Mosul. En enero, el grupo quemó cientos de libros de la biblioteca de Mosul y la Universidad de Mosul, incluso muchos manuscritos raros.


El viernes, el grupo saqueó reliquias de Nimrud, una ciudad de 3.000 años de antigüedad en Irak, y usó excavadoras para destruir construcciones. El secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-Moon declaró las acciones de “crimen de guerra”.


El ministro de Turismo y Antigüedades iraquí Adel Shirshab dijo el sábado a la AP que muchos temen que Hatra sufra el mismo destino que Nimrud. “Esto no es raro para ‘Daesh”’, dijo Shirshab, usando el acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico.