AdoptadoLa española Yeny Zaera logró encontrar gracias a Facebook a Francisco Javier, el hombre que hace 30 años no pudo convertirse en su hijo adoptivo tras vivir cuatro años juntos, debido a que en aquel entonces las leyes del país no se lo permitieron.


Yeny vivía en Zaragoza, en 1982, tenía 23 años y era voluntaria en una guardería del Tribunal Tutelar de menores, al que llevaba juguetes, ropa y donde mantenía relación con los niños que habitaban allí.


Un día se encontró allí con Francisco, de 2 años, y pasaron a formar una familia. Ella no tenía hijos y él no tenía madre. Sin embargo, tras cuatro años de convivencia Yeny no pudo conseguir la adopción legal del pequeño, ya que las leyes que regían en España en ese momento eran diferentes, por lo que se tuvieron que separar.


Hace unos meses, movida por el poder de las redes sociales, Yeny decidió publicar su historia en Facebook, donde fue compartida por miles de usuarios, lo que le permitió finalmente reencontrarse con Francisco Javier, el nene del que pudo haber sido madre hace ya 33 años. Sus ganas de volver a saber de él y todas las personas que la apoyaron la ayudaron a hacer realidad su sueño.