PrincipeDespués de diez años en el ejército, incluidas dos misiones en Afganistán, el príncipe Harry de Inglaterra se propone empezar “un nuevo capítulo” en su vida, según anunció en la madrugada de hoy.


Dejar las fuerzas armadas británicas ha sido “una decisión realmente dura”, declaró el nieto de Isabel II. No obstante, antes de que en junio diga definitivamente adiós al ejército viajará en una misión de cuatro semanas a Australia (Darwin, Perth y Sydney) y visitará por primera vez Nueva Zelanda.


Harry, de 30 años, señaló que las experiencias vividas en las fuerzas armadas lo acompañarán a lo largo de su vida. Según declaró, su intención es seguir en contacto con sus compañeros, y celebra “la increíble suerte” de haber podido llevar a cabo tareas tan alentadoras.


A partir de junio, el príncipe planea pasar parte del verano (boreal) en África, donde pondrá en práctica su compromiso con la naturaleza y la fauna salvaje -cuestiones que también son importantes para su padre, el príncipe Carlos, y su hermano, el príncipe Guillermo-. A partir del otoño (boreal) volverá a dedicarse a la ayuda a soldados mutilados y veteranos.