MalasiaEl Gobierno malasio se comprometió este domingo a continuar la búsqueda del avión de Malaysian Airlines, al cumplirse un año de su desaparición con 239 personas a bordo sin dejar ningún rastro.


En un comunicado, el primer ministro malasio, Najib Razak, afirmó que no hay precedentes de lo ocurrido con el vuelo MH370 y la complejidad de la búsqueda, al tiempo que rindió homenaje a sus ocupantes, incluidos 50 malasios.


“No hay palabras para describir el dolor de los familiares de los que iban bordo. La falta de respuestas y de la prueba definitiva -como los restos del avión- lo ha convertido aún en algo más difícil de sobrellevar”, precisó.


“Junto con nuestros socios internacionales, hemos seguido la poca evidencia que tenemos. Malasia sigue comprometida con la búsqueda y esperanzada de que el MH370 será encontrado”, aseveró Najib.


Los equipos de búsqueda ya han barrido el 43 por ciento de los 60.000 kilómetros donde se cree que se desplomó el Boeing 777-200 en el Índico y esperan finalizar las tareas en mayo.


Si hasta entonces no se encuentran rastros, los países implicados en la búsqueda del avión, incluidos Malasia, Australia y China, deberán decidir qué hacer a continuación.


El informe preliminar presentado este domingo por los integrantes malasios del equipo internacional de investigación del MH370 reveló que las baterías del sistema de localización de las cajas negras habían caducado un año antes del siniestro.


“El único objetivo de la investigación es la prevención de futuros accidentes o incidentes, no buscar culpables”, señala el informe de más de 580 páginas, el primero publicado por el equipo internacional de investigación.


Los autores también afirmaron que el capitán del avión, Zaharie Ahmad Sha, no sufría problemas físicos ni mentales, al tiempo que carecía de un historial de ansiedad o irritabilidad.


“No hubo cambios significativos en su estilo de vida, conflictos interpersonales o estrés familiar”, precisa el documento.


Tampoco encontraron movimientos sospechosos en las cuentas bancarias de Zaharie o del copiloto, Fariq Abdul Hamid, lo que reduce las probabilidades de que se tratara de un sabotaje por su parte.


Los expertos apoyan la teoría de que el Boeing 777 se estrelló en el océano Índico, según los datos analizados del satélite Immarsat, tras desviarse de su ruta entre Kuala Lumpur y Pekín.


Las familias de las 239 personas desaparecidas en el vuelo MH370 de Malaysia Airlines conmemoraron hoy divididas el primer aniversario del presunto accidente del avión.


Una parte de los familiares, sobre todo chinos, dice que se siente abandonada por las autoridades y critica que el Gobierno malasio declarara oficialmente el pasado enero la desaparición como un accidente y a sus ocupantes como probablemente muertos.


Otras familias, sobre todo en Malasia y Australia, respaldan la declaración que les permitirá recibir las indemnizaciones por parte de las aseguradoras.


Excepto por un acto privado por parte de la aerolínea malasia en recuerdo de sus 13 tripulantes a bordo el MH370, hoy no ha habido ninguna ceremonia oficial en Malasia para conmemorar el primer aniversario de la tragedia.


En China, el Gobierno incluso ha prohibido cualquier acto de los familiares y ha dado órdenes para que los corresponsales chinos no informen sobre otros eventos en Malasia.


En respuesta, más de un centenar de familiares y amigos, convocados por el grupo de apoyo Voice 370, se congregaron en la capital malasia por su cuenta para rendir homenaje a los pasajeros y tripulantes del Boeing desaparecido.


“Cuando llegamos aquí, no nos recibieron representantes de MAS (Malaysia Airlines) o el Gobierno malasio, hemos tenido muchas dificultades”, explicó a Efe una familiar china que perdió a su marido en el MH370.


La mujer, que no reveló su nombre por temor a represalias de las autoridades chinas, criticó al Gobierno malasio por la falta de comunicación, un hermetismo que calificó de “sospechoso”.


En el acto celebrado por Voice 370 en el centro comercial Publika, algunos familiares no podían contener las lágrimas abordados por decenas de fotógrafos, mientras otros firmaban un manifiesto para pedir que no cese la búsqueda.


El pasado enero, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) afirmó en un informe que la falta de coordinación entre las autoridades aéreas civil y militar en Malasia hizo perder un tiempo valioso para la búsqueda de la aeronave.


A bordo del avión viajaban 153 chinos, 50 malasios (13 formaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes.